Huawei P30 Pro, llega la nueva «bestia fotográfica»

El nuevo buque insignia, que ofrece también una versión «normal», apuesta por una cuádruple cámara capaz de obtener una imagen nítida de dos cuadros dentro de una habitación completamente oscura

ENVIADO ESPECIAL A PARÍS Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Parece mentira, pero Huawei ha vuelto a conseguir dar otra vuelta de tuerca a la fotografía móvil. Y si ya el año pasado su P20 Pro parecía el no va más, con su impresionante estabilizador, su macro de fábula, su Inteligencia Artificial y su increíble modo noche, el nuevo Huawei P30 lo ha dejado, literalmente, pequeño.

El P20, con el que por primera vez se pudieron tomar imágenes antes imposibles de hacer con un móvil, logró vender, él solito, 16 millones de unidades, y fue elegido unánimemente por la crítica como el mejor terminal de 2018 para fotografía. Ahora, el nuevo modelo parece que irá por el mismo camino en 2019.

La presentación ha sido en París. Hasta allí llevó Huawei a miles de periodistas de todo el mundo, muchos de ellos en aviones personalizados con los colores de la compañía. El gigante chino, esta vez, no ha escatimado en gastos a la hora de mostrar al mundo el terminal que podría terminar, de un solo golpe, con las aspiraciones de Samsung y su casi recién presentado Galaxy S10.

Como es habitual, Huawei lanzó dos versiones de su nuevo buque insignia: un P30 a secas, sin apellidos, y un P30 Pro, que es el que incorpora las novedades más punteras. Ambos con muchas características comunes, pero también con notables diferencias, especialmente en el apartado fotográfico.

Por supuesto, en este aspecto continúa la fructífera colaboración con Leica, que una vez más firma las cámaras de los nuevos terminales, cuatro en el P30 y cinco en la versión Pro. Según la firma asiática, ha llegado la hora de pasar a la fotografía móvil de alto rendimiento.

El secreto, afirmó Richard Yu, director de consumo de Huawei, está en la luz. O mejor dicho, en la forma de aprovechar la luz. Y precisamente para eso, para sacarle partido hasta al último fotón disponible, en esta ocasión Huawei no se ha limitado a mejorar lo que ya existía, sino que se ha atrevido a rediseñar por completo algunos de los estándares hasta ahora inamovibles de la industria de las cámaras.

Cinco cámaras

Empecemos por el P30 Pro. El terminal incorpora una cuádruple cámara trasera (la primera de Leica con estas características) y una cámara frontal de altas prestaciones, de 32 megapíxeles y una apertura F2.2. Por detrás, encontramos un sensor principal de 40 megapíxeles, con lente de 27 milímetros y apertura focal F1.6.

Le acompaña una lente ultra angular de 16 milímetros con resolución de 20 megapíxeles y F2.2; y también un ingenioso «Zoom periscópico» óptico de 8 megapíxeles, lente de 125 milímetros y F3.4 al que volveremos más tarde. Por último, encontramos una cámara TOF («Time of Light») que emite un haz de infrarrojos y utiliza su rebote para medir la profundidad y la distancia a la que están los objetos que vamos a fotografiar.

La principal novedad, sin embargo, radica en el nuevo tipo de sensor desarrollado por Huawei y Leica, uno que permite recoger más luz que nunca y que eleva las cámaras de un teléfono móvil a la altura de las profesionales. Hasta ahora, todos los sensores, en cualquier tipo de cámara, han recogido siempre los tres colores primarios (azul, rojo y verde), cuya combinación da lugar después a todos los demás colores del espectro. Pero Huawei ha tomado la decisión de cambiar uno de esos tres colores, el verde, por el amarillo (que es una combinación de rojo y verde). Y el resultado ha sido espectacular. Nadie hasta ahora se había atrevido a hacer algo semejante.

Gracias a su tamaño, hasta un 125% mayor que en otros terminales, los nuevos sensores son capaces, además, de recoger más cantidad de luz que nunca en una cámara móvil. De esta forma, si la la sensibilidad a la luz (ISO) estándar para un móvil suele ser de 6.400, y si Huawei consiguió elevar esa cifra hasta 102.400 en su anterior P20 Pro, el nuevo P30 Pro alcanza una increíble ISO 409.600, muy por encima, incluso, de la de muchas cámaras profesionales.

Durante las primeras pruebas llevadas a cabo hace un par de semanas en Amsterdam con el terminal, ABC pudo comprobar cómo el P30 Pro era capaz de obtener una imagen nítida de dos cuadros dentro de una habitación completamente oscura, reproduciendo los colores con plena intensidad. Algo realmente impresionante, especialmente si se intenta obtener la misma fotografía con otros terminales, incluidos el iPhone XS Max y el Galaxy S10 Plus.

Un periscopio en el móvil

Otro de los puntos fuertes es la nueva lente Periscope Zoom, que se encarga precisamente de eso, de que podamos ampliar y acercar los sujetos que queremos fotografiar. Una vez más, Huawei ha conseguido, también en este aspecto, dar el salto a un nivel superior. De hecho, contamos con un zoom óptico de x5 (más del doble del x2 que ofrece Samsung con su Galaxy S10), que crece hasta un x10 de zoom híbrido (combinando el zoom óptico con el digital) y hasta un increíble x50 de zoom puramente digital. Cifras que marcan un nuevo récord en telefonía móvil.

Ahora bien, ¿cómo conseguir un zoom óptico de x5 en un dispositivo que tiene apenas unos mm de grosor? Huawei ha resuelto brillantemente este problema colocando las lentes en vertical, a lo largo del lateral del teléfono, e instalando en la parte superior un pequeño prisma de espejos (que es lo que se ve desde fuera) para que la luz pueda reflejarse y llegar a las lentes. Toda una obra de ingeniería óptica, más fácil de contar que de llevar a cabo...

Los resultados son espectaculares. Durante las pruebas, fue posible fotografiar, con toda claridad, ventanas individuales de edificios lejanos que formaban parte del «skyline». Y si bien es cierto que con el zoom al máximo (x50) la imagen resultante no fue completamente nítida, también lo es que no pasando del x30 ó x35 los resultados fueron excepcionales. Ni que decir tiene que si nos mantenemos dentro del x10, las imágenes obtenidas tienen una calidad y un detalle perfectos.

Y de lo más grande a lo más pequeño. El nuevo P30 Pro, en efecto, hereda del anterior P20 Pro la capacidad (aunque mejorada) de fotografiar en modo macro. Por cierto, el modo se activa automáticamente en cuanto nos acercamos mucho al sujeto. Podemos obtener fotografías de briznas de hierba, pétalos de flores, migas de pan en una mesa o cualquier otra cosa que se nos ocurra a una distancia de apenas 2,5 centímetros.

Richard Yu, CEO de Huawei, con el nuevo terminal P30
Richard Yu, CEO de Huawei, con el nuevo terminal P30 - ERIC PIERMONT / AFP

Por otra parte, si lo que queremos fotografiar es un paisaje, la nueva lente ultra angular es capaz de captar hasta el último detalle sin necesidad de activar el modo «panorama», y lo que es mejor, sin distorsión alguna en los bordes de la imagen. Pero aún hay más. El procesador, en efecto, es el nuevo Kirin 980 (fabricado por la propia Huawei), y entre otras mejoras cuenta con una doble NPU (o Unidad de Procesamiento Neural), lo que, en la práctica, duplica la Inteligencia Artificial del dispositivo con respecto al modelo del año anterior. De esta forma, el modo noche o el modo retrato (que Huawei llama ahora modo «super retrato») alcanzan, en el P30 Pro, un nuevo nivel de perfección. Por ejemplo, se pueden hacer imágenes nocturnas con largas exposiciones (de hasta 8 segundos) sin que la imagen salga movida y sin necesidad de utilizar un trípode.

La IA mejorada permite, también por primera vez, que el «cerebro» del teléfono controle el HDR construyendo un «mapa de exposiciones» de una foto, zona por zona, para reconstruir después una imagen perfecta de lo que estuviéramos fotografiando. Por ejemplo, un contraluz al atardecer, foto en la que el sujeto suele aparecer como una sombra oscura contra un fondo luminoso, se transforma ahora en una imagen iluminada y llena de contrastes y de matices. Algo, de nuevo, nunca visto hasta ahora en un teléfono móvil.

Por último, la cámara TOF («Time of Light») mide la profundidad de cada punto de la imagen, (recogiendo el rebote de un haz de infrarrojos), lo que hace posible lo que Huawei ha denominado un «múltiple efecto bokeh». El resultado de un retrato con el fondo desenfocado es, ahora, más atractivo que nunca. Combinada con la Cámara TOF, la Inteligencia Artificial, además, permite que el dispositivo lleve incorporadas funciones de Realidad Aumentada (AR). Un ejemplo: si enfocamos un mueble con esa función activada, en pantalla nos aparecerán sus medidas de alto, ancho y largo.

Vídeos con diez aumentos

En el apartado de vídeo también se han llevado a cabo mejoras sustanciales. El estabilizador, por ejemplo, ahora también está controlado por la IA, de modo que compensa automáticamente cualquier vibración o movimiento de la mano que hagamos durante una grabación. Además, la Inteligencia Artificial hace posible también obtener vídeos en ambientes con muy poca luz con un detalle increíble, o tomar vídeos con un zoom x10 de una calidad extraordinaria. A continuación resumimos en una tabla algunas de las especificaciones técnicas de los nuevos Huawei P30 y P30 Pro.

Los precios de los terminales, que salen desde este martes a la venta, varían en función del modelo. El Huawei P30 sale al mercado a un precio de 749 euros (6 GB RAM+128 GB de memoria interna). El precio del P30 Pro es de 999 euros (8 GB+128 GB), 1.049 euros (8 GB+256GB) y 1.199 euros (8 GB+512 GB).