Empleados de Huawei ayudaron a gobiernos africanos a espiar a la oposición

Según «The Wall Street Journal», los técnicos utilizaron el spyware Pegasus para entrar en los dispositivos

MadridActualizado:

Parece que los problemas de la tecnológica china Huawei están lejos de tocar a su fin. Y es que, según ha publicado « The Wall Street Journal», trabajadores de la compañía han ayudado a los gobiernos de países como Uganda y Zambia a espiar a sus rivales políticos. En el artículo del medio estadounidense se explica que estos lograron interceptar las comunicaciones de la oposición, entrar en sus redes sociales y rastrearlos.

Para poder llevar a cabo esta labor, los trabajadores utilizaron un «malware» llamado Pegasus. Este les permitía acceder a sus cuentas personales de plataformas como WhatsApp. Este tipo de virus fue desarrollado en la compañía israelí NSO Group. Según publicó el diario británico Financial Times hace un mes, se ha desarrollado de tal forma que en la actualidad puede capturar el mayor número de información almacenada más allá del teléfono en la nube, como un historial completo de los datos de ubicación de un objetivo, mensajes archivados o fotos.

«Pegasus permite manipular cualquier dispositivo y poder acceder a todos los datos del terminal. Es un troyano que te da acceso a todo lo que hay en el dispositivo, tanto aplicaciones, como fotos o contactos. No está al alcance de cualquier usuario, solo de estados y servicios de inteligencia», explica a ABC el experto en ciberseguridad Deepak Daswani.

Entre las víctimas de este hackeo figura parlamentario ugandés Robert Bobi Kyagulanyi, que además de político es un importante músico. El objetivo que perseguían los trabajadores de Huawei era saber en qué andaba involucrado; si iba a realizar alguna protesta popular y, en caso afirmativo, cuándo y dónde iba a tener lugar.

El gobierno de Uganda, dirigido por Yoweri Museveni, ya había intentado hackear a Kyagulanyi, pero había fracasado en su intento; por lo que optaron por pedir ayuda a los empleados de la tecnológica china. No pasó demasiado tiempo antes de que consiguiesen penetrar en su dispositivo para, de este modo, comenzar a seguir todos sus movimientos.

Al igual que en Uganda, el presidente de Zambia, Edgar Lungu, también había fracasado en una intentona de comenzar a espiar a sus opositores. Según «TWSJ» decidió solicitar el apoyo de empleados de Huawei para logar su objetivo. Dos trabajadores se dedicaron a cumplir con el encargo entre agosto de 2018 y abril de 2019. Finalmente, consiguieron infiltrarse en los dispositivos de varios personalidades del país contrarias al régimen.

Huawei se ha puesto en contacto con ABC para señalar que «rechaza completamente las acusaciones sin fundamento e inexactas procedentes de The Wall Street Journal sobre nuestras operaciones comerciales en Argelia, Uganda y Zambia». La tecnológica apunta, a su vez, «el código de conducta comercial de Huawei prohíbe a cualquier empleado emprender cualquier actividad que pudiera comprometer los datos o la privacidad de nuestros consumidores o usuarios finales o que pudiera infringir cualquier legislación».

Finalmente, desde la empresa afirman que se enorgullecen «de cumplir con la legislación y las regulaciones locales de todos los mercados en los que opera y defenderá su reputación con firmeza frente a tales acusaciones infundadas».