Huawei es una de las marcas chinas en el punto de mira de los gobiernos
Huawei es una de las marcas chinas en el punto de mira de los gobiernos - AFP

Los demócratas, también contra la tecnología china: «No usen dispositivos ZTE o Huawei»

El Comité Nacional Demócrata ha instado a los candidatos que se presentan a las elecciones de noviembre a que no utilicen terminales de estas dos marcas chinas «a pesar de que su precio sea bajo o gratuito», ha alertado el jefe de seguridad de la agrupación

MadridActualizado:

Las sospechas y recelos del equipo de Donald Trump hacia la tecnología china y el posible espionaje del gobierno a través de estos dispositivos sigue aumentando. Si Australia o Reino Unido ya han manifestado que no confían plenamente en estos equipos, que ofrecen las últimas innovaciones a un precio más que competitivo, ahora es el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) quien ha elevado sus sospechas.

En concreto, tal y como informa la CNN, la agrupación habría alertado a los candidatos que se prensentan a las elecciones de noviembre para que no usaran los productos elaborados por las compañías ZTE y Huawei. «Es muy importante que los trabajadores del partido y de la campaña no usen dispositivos ZTE o Huawei, incluso si el precio es bajo o son gratis», escribió Bob Lord, el jefe de seguridad del DNC.

Lord ruega en su misiva que no se adquieran productos de estas dos marcas, ni siquiera para uso personal. La advertencia llega después de que algunos candidatos manifestaran su intención de adquirir equipos de las firmas chinas, que también se han visto cuestionadas por altos funcionarios la CIA, la NSA, el FBI y la Agencia de Inteligencia de Defensa, quienes testificaron ante el Comité de Inteligencia del Senado que los fabricantes chinos de teléfonos inteligentes representaban una amenaza para la seguridad de los clientes estadounidenses.

«Estamos profundamente preocupados por los riesgos de permitir que cualquier empresa o entidad comprometida con gobiernos extranjeros que no comparten nuestros valores adquieran posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones», afirmó el director del FBI, Chris Wray, durante la reunión del Comité de Inteligencia del Senado.

Trump encendió la mecha, que sigue viva

El recelo público ante las compañías tenológicas chinas fue patente públicamente cuando el presidente de Estados Unidos y su equipo pusieron trabas al desembarco de Huawei en el país, que quería ser presentado a bombo y platillo durante el pasado congreso de tecnología Consumer Electronics Show (CES 2018), celebrado el pasado mes de enero en Las Vegas.

Sin embargo, en el último momento, la operadora con la que Huawei tenía el preacuerdo, se echó atrás. Varios medios apuntaron entonces a las presiones que el equipo de Trump habría ejercido para que estas relaciones se rompieran, aludiendo a que diferentes congresistas y miembros del comité de inteligencia habrían escrito a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en su siglas en inglés) para impedir que este trato se hiciera realidad. «Trabajo adicional de los Comités de Inteligencia en este tema refuerzan la preocupación respecto a Huawei y el espionaje chino», afirmaba una supuesta carta enviada por estos responsables, que no llegaron ni a confirmar ni a desmentir el hecho.

Meses más tarde, fueron los responsables de las principales agencias de inteligencia del país las que confirmaron las sospechas de EE.UU. ante un posible espionaje chino a partir de estos aparatos, cuestión que siempre han negado tanto desde Huawei como de ZTE. De hecho, esta última, dejó de vender móviles en este país debido a las multas impuestas por el gobierno de Trump y al veto que impedía a las empresas norteamericana comprar componentes electrónicos a proveedores chinos. Un mes después, ZTE y EE.UU. llegaban a un acuerdo y las aguas parecían calmarse, aunque fue de forma momentánea. Ahora, hasta los demócratas sospechan sobre la tecnología china.