Imagen de archivo
Imagen de archivo - EP

¿Por qué una «app» de música quiere acceder a la cámara del móvil? Cuidado con los permisos de las aplicaciones

Los usuarios deberían revisar los consentimientos que otorgan, a pesar de que nunca lean con detenimiento los famosos «términos y condiciones de uso»

MADRIDActualizado:

Reconócelo. Nunca te has parado a pensar si no aceptas los permisos de las aplicacionesque te descargas e instalas en tu «smartphone». Simplemente le das a aceptar todo. Y eso es un error muy grave.

Los usuarios deberías revisar los permisos que otorgan a sus aplicaciones, a pesar de que nunca lean con detenimiento los famosos «términos y condiciones de uso».

Tal y como recuerda la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), a la hora de instalar una aplicación en nuestro dispositivo móvil, estas piden acceso a determinadas funcionalidades en forma de permisos. Así, no es lógico que una «app» para escuchar música gratuita solicite acceder a la cámara del terminal o a la agenda de contactos. Incluso, hay algunas que solicitan permisos a SMS. Sin que el usuario lo sepa, al momento se suscribe a servicios «premium», traduciéndose en un notable e innecesario incremento de la factura.

Los permisos que solicitan las aplicaciones al ser descargadas son para asegurar su correcto funcionamiento, tal y como recuerda la OSI. Pero, conviene recordar que hay veces que dichas solicitudes no son obligatorias «y los desarrolladores buscan extraer información sobre el usuario para poder enviar publicidad personalizada». Los expertos alertan que «en el caso de una aplicación maliciosa, además, puede aprovecharlos para acceder y robar la información personal almacenada en el dispositivo».

Por tanto, cuando te descargues una «app», lee con atención qué permisos solicita. Una aplicación de música no necesita acceder a tu cámara para reproducir tus canciones favoritas. O un juego de coches no tiene que acceder a tus fotos. Sí el lógico que una aplicación para editar fotos solicite acceder a la galería.

Los permisos que suelen pedir las «apps» antes de instalarse son:

- Dispositivo móvil: por lo que la aplicación puede leer el estado del teléfono, saber el número, conocer el estado de la red móvil, hacer llamadas, conocer el histórico de las mismas, añadir mensajes de voz, gestionar llamadas colgando o descolgando e incluso redireccionar a otro número.

- Almacenamiento o memoria del dispositivo: incluyendo los archivos almacenados.

- Mensaje de texto

- Calendario: leyendo, editando o incluso las aplicaciones, en caso de darles permiso, pueden añadir eventos.

- Cámara: se permite a una «app» tomar fotos y grabar vídeos por sí misma

- Agenda

- GPS o localización wifi

- Grabaciones a través del micrófono

- Sensores corporales: estos permisos están ligados al uso de dispositivos como las pulseras de actividad o «smartwatches».

Los riesgos van mucho más allá de la privacidad. Por ejemplo, a través del acceso al almacenamiento o memoria de nuestro dispositivo, podrían cifrar archivos importantes para ti y pedir un rescate para recuperar el acceso a ellos.