GoogleLa mágica herramienta de Google con la que los padres podrán apagar el móvil de sus hijos de forma remota

Se trata de la «app» Family Link con la que, entre otras cosas, los progenitores podrán bloquear a distancia el teléfono de los menores y adolescentes

Actualizado:

Una de las principales preocupaciones de los padres con respecto a sus hijos es el « smartphone». Saber qué hacen con el móvil resulta fundamental y, aunque requiere de una buena educación, las herramientas de control parental no están de más. Google ha sido la última en sumarse a esta medida con Family Link, una aplicación con la que, entre otras cosas, podrán bloquear a distancia el móvil de los menores.

«Los padres constantemente nos dicen que quieren que sus hijos experimenten lo mejor de lo que la tecnología les puede ofrecer, al tiempo que desarrollan con ella una relación saludable», explica Paulo Golgher, ingeniero de Google encargado del área de familia. Curiosamente, esta «app» fue lanzada el año pasado, pero no en todos los países y solo se diseñó pensando en los menores de 13 años. Sin embargo, durante este tiempo, la compañía ha escuchado la demanda de los padres: «La aplicación sigue siendo útil a medida que los hijos entran en la adolescencia», apunta Golgher. Así, Family Link está ya disponible para más familias, en más dispositivos y en casi todos los países del mundo. Entre ellos, España.

[Descarga Family Link en la Play Store. Los dispositivos de los padres deben tener Android KitKat (4.4) o versiones superiores, y los hijos Android 7.0 (Nougat) o versiones posteriores. En iTunes, se requiere iOS 9 o versiones superiores].

Cuenta en Google

El objetivo de Google es ayudar a los padres a establecer unas normas básicas en cuanto a la relación de los pequeños con sus móviles, aunque la «app» es también compatible con otros dispositivos, como Chromebook. De esta manera, los progenitores podrán saber en todo momento las páginas web que visitan sus hijos, las aplicaciones que se descargan o dónde se encuentran si están fuera de casa. Incluso pueden bloquear el dispositivo a una determinada hora si llega, por ejemplo, el momento de cenar.

«Los adolescentes son libres de desactivar la supervisión si así lo desean, pero se notificará a los padres», puntualiza Golgher. «En última instancia -aconseja-, depende de cada familia tener una conversación y decidir qué es lo correcto para ellos».

Los usuarios que deseen descargarse esta aplicación, tan solo tendrán que descargársela de las tiendas oficiales, así cada padre podrá vincular su terminal con el de su hijo. Si el niño o adolescente ya tiene una cuenta de Google (es España hay que ser mayor de 16 años para ello), la aplicación guiará a padres e hijos por el proceso que hay que llevar a cabo. Si el menor no tiene cuenta en Google, los padres podrán crearle una y gestionarla con Family Link.