Foto de la Apple Store
Foto de la Apple Store - APPLE
iphone

¿Dónde comprar un iPhone a mejor precio?

ABC repasa las diferencias de precio del teléfono de Apple entre los distintos países, en ocasiones bastante sorprendentes

JULIO TOVAR
Actualizado:

Es conocido que las diferencias de precio de un mercado a otro de la tecnología de consumo puede resultar chocante. Y en el caso del iPhone pueden dar cifras curiosas. Como idea inicial, el mercado más barato suele ser EE.UU., lugar donde se ubica la empresa y donde se encuentra un precio que sirve de base al resto. El precio en Estados Unidos de un iPhone 6 ronda los 649 dólares (591 euros), mientras que en Europa el precio aumenta un 16% como media de un país a otro, quedándose el teléfono en una media de 760 dólares (691 euros). En el mercado español el dispositivo parte de los 699 euros, en su versión de 16 GB.

Es una media más alta, sin duda, pero sin ser un diferencial muy abultado. El Reino Unido, en ese sentido, tiene como precio 550 libras, que son unos apreciables 775 euros. Por otra parte, el cargador estadounidense no puede usarse en Europa, aunque el cable sí, lo que equivaldría a gastar al menos cinco euros en una zapata USB.

Ahora bien, el móvil puede ser comprado por 640 dólares (582 euros) en Japón, siendo el precio más barato mundialmente. El gasto de viajar al país del sol naciente es evidentemente caro para compensar estas diferencias, pero es una interesante novedad respecto a otros años.

El resto de países asiáticos también tienen precios más competitivos que Europa, mostrando ofertas competitivas en Hong Kong (720 dólares / 655 euros) o Singapur (718 dólares / 653 euros). Dentro del continente americano, Canadá tiene un precio apenas igual al estadounidense (solo un 2% de aumento)mientras que Brasil casi duplica el valor.

Apple busca siempre una «paridad en las divisas» para evitar un gran diferencial de un país a otro, pero no se tienen en cuenta los pequeños porcentajes de cambio de una divisa a otra. Solo el cambio de la moneda permite aumentar las diferencias de un modelo a otro, pero en ese sentido siguen siendo porcentajes reducidos que no llegan a superar casi nunca un 50%.

Todos estos cambios permiten, en cierto sentido, conocer las paridades y cambios de una divisa a otra, y sirven como un improvisado índice Big Mac aplicado a la telefonía digital. Un horizonte móvil, pero también un método de obtener ofertas de cualquier modo.