Mira en el vídeo un primer acercamiento del Galaxy S6 Edge - Reuters/j.m.nieves
mwc 2015

El Samsung Galaxy S6 Edge: ¿por qué es diferente?

El terminal de la surcoreana tiene una pantalla doblemente curvada y una resolución envidiable

Actualizado:

Es la sensación de la feria de Barcelona. De las dos versiones del nuevo Samsung Galaxy S6, es el Edge el que se lleva todos los aplausos por su diseño y pantalla doblemente curvada. Dos curvas en la pantalla, vamos. También sus cámaras, tanto la delantera como la trasera, son espectaculares.

Aunque las prestaciones sean las mismas en ambos casos, el diseño y la pantalla doblemente curvada del Edge han cautivado a todos. El diario ABC ha podido probar el nuevo terminal de la firma coreana y, aunque es cierto que la zona curvada de la pantalla tiene funciones limitadas (algunas notificaciones y cinco contactos seleccionados por el usuario), también lo es que hace de este smartphone un auténtico «objeto del deseo» a la altura de los mayores logros estéticos de Apple. También su pantalla y sus cámaras, tanto la delantera como la trasera, son espectaculares.

Y destacan detalles técnicos exclusivos, como la posibilidad de activar la cámara desde cualquier aplicación en apenas 0,7 segundos con solo pulsar dos veces el botón Home o el sistema de carga ultrarrápida de diez minutos para cuatro horas de uso continuado. O la posibilidad de rechazar llamadas con solo tocar el sensor cardíaco de la parte trasera. La pantalla «People Edge» permite ver, de forma visual, las notificaciones de llamadas y mensajes de hasta cinco contactos y se podrá ver incluso si el terminal está una posición boca abajo. Pero no solo eso; también se podrá consultar el estado del clima y otros datos personalizados.

Y la resolución de su pantalla de 5.1 pulgadas es envidiable: 2.560 x 1.440 píxeles, lo que supone una densidad de 577 píxeles por pulgada, con un resultado satisfactorio y óptimo. La pantalla QHD es, verdadermanete, impresionante, aunque el ojo humano casi no puede comprobarlo al no alcanzar a comprobar los puntos, pero si bien es cierto que es un claro movimiento de cara a ser el panel de la realidad virtual.

Si su hermano gemelo (el Galaxy S6) recuerda en su estética al iPhone 6, su versión Edge es totalmente diferente y original se queda corto. Pese a no haber cuajado del todo en su versión «phablet», la versión curvada cobra aquí una nueva dimensión y será el mercado quien decida, con sus movimientos, si este movimiento es un fracaso o un acierto.

El hardware está a la altura y responde perfectamente a las exigencias del usuario. Desterrando a Qualcomm, la firma surcoreana ha apostado por su propio chip, el Exynos 7, que cuenta en su interior con ocho núcleos, que permite manejar las tareas importantes a una frecuencia de 2.1 Ghz mientras que para otras tareas menores se mantiene en 1.5 Ghz. El resultado es sensacional, y más teniendo en cuenta la incorporación de una memoria RAM de hasta 3 GB que le sitúa a la vanguardia de su generación.

También está preparado para la seguridad. Este terminal, al igual que el modelo estandar (S6) llevará preinstalada la tecnología VirusScan Mobile, de Intel, con el fin de proteger a todos sus usuarios del creciente número de amenazas en entornos móviles. El Galaxy S6 y el Galaxy S6 Edge llegará a España el 10 de abril a un precio de partida de cerca de 800 euros para la versión más económica, la de 32 GB, que se irían incrementando hasta superar los mil euros para la versión con 128 GB.