El negocio de móviles de Nokia ya es propiedad de Microsoft
Satya Nadella, CEO de Microsoft y Stephen Elop, ahora ex CEO de Nokia y nuevo encargado de la división de móviles - microsoft/press

El negocio de móviles de Nokia ya es propiedad de Microsoft

La empresa fundada por Bill Gates se convierte con esta adquisición en uno de los mayores fabricantes de teléfonos del mundo

Actualizado:

La firma Microsoft anunció como se había estipulado que ha completado hoy la compra del negocio de aparatos y servicios de Nokia, aprobada por los accionistas de la empresa finlandesa y las autoridades gubernamentales, una operación que en su día se cifró en 7.380 millones de dólares (5.440 millones de euros).

«Esta adquisición marca el primer paso para juntar estas dos empresas en un grupo», señaló un comunicado de Microsoft en su portal, en el que indica que con la operación absorbe a unos 25.000 trabajadores en todo el mundo.

Con esta compra Microsoft no sólo será catalogado como gigante del software sino que también se impone como un importante fabricante de hardware. Al comprar Nokia obtiene el control del 90% del productor de móviles con sistema operativo Windows Phone, pero no sólo eso, sino que se hace con un gran negocio que envía 200 millones de dispositivos al mercado al año. En esta cifra se incluyen no sólo la línea de smartphone de gama alta Lumia, sino las gama de teléfono de gama media/baja Asha, los dispositivos Nokia X que funcionan con Android y teléfonos móviles tradicionales que se usan en muchos mercados.

El ex presidente y ejecutivo principal de Nokia, Stephen Elop, que dependerá ahora del ejecutivo principal de Microsoft, Satya Nadella, ocupará la vicepresidencia ejecutiva del Grupo de dispositivos de Microsoft.

Desde ese cargo Elop supervisará las operaciones que incluyen los teléfonos y tabletas Lumia, los teléfonos móviles Nokia, los artefactos Xbox, Surface, los productos Perceptive Pixel y accesorios.

En el comunicado de la firma con sede en Redmond, «Microsoft da la bienvenida al personal con gran experiencia en esta industria en más de 130 lugares de 50 países», y añade que eso incluye a «varias fábricas que diseñan, desarrollan, fabrican y comercializan una amplia cartera de dispositivos innovadores».

La empresa añadió que «como parte de la transacción Microsoft cumplirá con los compromisos y garantías de los clientes de Nokia».

En el contexto de «ajustes» en un acuerdo trasnacional de gran escala Microsoft no adquirirá la fábrica de Nokia en Masan (Corea del Sur), mientras que la fábrica en Chennai, en la India «permanecerá con Nokia debido a los embargos por impuestos sobre los activos de esta empresa en este país que impiden la transferencia».

Menos beneficios netos pero en «mejor camino»

Por otra parte, Microsoft también anunció sus resultados económicos del primer balance trimestral del año. El consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, defendió su primer balance desde que tomó en febrero los mandos de la compañía que ha encaminado hacia la nube para soltar el lastre que supone su excesiva exposición al decadente negocio del PC.

A simple vista, los números de Microsoft son poco alentadores, con una caída del beneficio neto interanual de un 6,5 por ciento entre enero y marzo, hasta los 5.660 millones de dólares, y unos ingresos casi idénticos a los de hace un año, 20.403 millones de dólares (0,4 % menos), pero las cuentas distorsionan la tendencia.

En los primeros tres meses de 2014, Microsoft creció en todos sus segmentos de negocio, desde Windows hasta Office, tanto para consumidores como para empresas, pasando por las plataformas para desarrolladores, las tabletas Surface y las consolas Xbox.

El desajuste provino de ingresos anotados entre enero y marzo de 2013 por operaciones de promoción asociadas al actualizaciones futuras a Windows 8, así como preventas de Office, y opciones para mejoras en videojuegos, entre otras cosas, que entonces supusieron 1.651 millones de dólares.

Un año después, Microsoft reportó pérdidas de 127 millones de dólares en ese capítulo de oferta de productos, lo que dejó una diferencia de ingresos interanuales de 1.778 millones de dólares que la empresa logró compensar por el rendimiento sus áreas de negocio ordinarias.

En términos absolutos, la diferencia de ingresos entre el primer trimestre de 2013 y el primero de 2014 fue solo de 86 millones de dólares. El hecho de que los márgenes brutos cayeran un 7,8%, en parte asociados por el mayor coste de fabricación y venta de los nuevos productos (como Xbox One) repercutió sobre el beneficio.

Estas disparidades son poco representativas del rumbo que ha tomado la empresa con la compra de Nokia.

Las cuentas de enero a marzo del gigante tecnológico superaron las expectativas de los mercados y sus acciones subieron más de un 3% en los minutos que siguieron a su publicación.

«Resumo este trimestre en dos palabras: ejecución y transición», comentó el consejero delegado de la empresa, Satya Nadella, que insistió en la transformación que experimentó Microsoft en los dos últimos meses y prometió «innovación» porque el sector tecnológico «no respeta la tradición».

Nadella compareció ante la prensa financiera por primera vez y reiteró el mantra de «movilidad primero, nube primero» que recoge su visión del futuro de Microsoft, más enfocado en convertirse un ecosistema omnipresente en la nube y accesible desde cualquier dispositivo, que en un modelo de negocio apegado a un tipo de hardware.

A pesar del declive del PC, los ingresos de Windows crecieron un 4% como software licenciado en nuevos ordenadores de venta al público y un 11 % por licencias a empresas, algo en lo que tuvo impacto el fin del ciclo de vida de Windows XP, que animó las actualizaciones.

Otos notables crecimientos

Más notable fue la subida de Office 365, el servicio de suscripción de Office que debutó en 2013 y cuenta ya con 4,4 millones de usuarios finales, de los cuales 1 millón se dieron de alta entre enero y marzo, y ese incremento fue de un 100 % en empresas.

Nadella admitió que actualmente Office 365 es el «motor de enganche» de usuarios para los servicios de Microsoft en la nube, a lo que desde marzo contribuye la aplicación de Office para iPad que en solo una semana fue descargada 12 millones de veces.

En total, los ingresos del área de negocio de dispositivos y el consumidor final aumentaron un 12%, hasta los 8.300 millones de dólares, y mejoraron 7% en el caso de servicios a compañías, hasta los 12.230 millones.

Microsoft vendió en los últimos tres meses 2 millones de Xbox (1,2 millones de unidades de la nueva generación Xbox One y 800.000 de la versión antigua Xbox 360) lo que representa un 53,8 % más que hace un año.

«Ambos productos (Xbox One y Xbox 360) no son incompatibles, tienen precios diferentes, juegos distintos y se dirigen a un segmento de mercado distinto», explicó a Efe el director de relaciones con el inversor de Microsoft, Vikas Mehta.

También fue notable el incremento de un 50 % interanual de las ventas de tabletas Surface, que supuso una cantidad modesta para una compañía tan grande (500 millones de dólares) pero que, según destacó Mehta, confirmó que el producto, especialmente su última versión Surface Pro 2, está consolidando su base de clientes.