Dos niños jugando con un «smartphone»
Dos niños jugando con un «smartphone» - i. permuy

La mitad de los menores españoles posee un «smartphone»

Un estudio realizado por «bq» apunta que nueve de cada diez padres creen que los niños deberían aprender en el colegio a usar de forma responsable los dispositivos

Actualizado:

Según los sociólogos las distintas generaciones se enmarcan en una categoría que generaliza sus características. Los especialistas apuntan que los jóvenes que hoy tienen entre 18 y 30 años se les consideran Millenials, la primera generación que se ha criado bajo el paraguas de la tecnología, el Internet y las redes sociales. También hay otro término, acuñado por el autor estadounidense Marc Prensky, para esa generación criada en la tecnología, el «nativo digital». Son esos jóvenes para los que los móviles y ordenadores es una extensión más de su cuerpo. Hoy en día parece habitual ver a los niños manejar perfectamente los dispositivos como smartphones y tabletas. Según un nuevo informe realizado por la empresa española «bq» se confirma la tendencia en la que los dispositivos multimedia forman parte de la vida cotidiana de los niños y menores de edad.

El «I Estudio bq de hábitos de consumo tecnológico infantil y de control parental» apunta que el 72% de los niños en España dispone de algún dispositivo electrónico. El ordenador o portátil es el más usado, por un 57,2%. Más de la mitad de los menores de 18 años tiene un «smartphone», para ser exactos, el 55,5%. La tableta es usada por un 51,4%. Por detrás en menor escala se sitúan los e-readers, wearables y Mp3 o Mp4.

Sólo un 18% de los padres encuestados apuntaron que sus hijos no cuentan con dispositivos. De los menores que ya poseen un teléfono inteligente, un 49% no ha cumplido aún los 12 años.

Aunque una gran mayoría de niños españoles tiene un smartphone, el mayor uso que le dan no es para llamar. Según Bq, un 77,1% lo utiliza para jugar, un 60,3% para ver vídeo y otro 56% para escuchar música. Un 52% sí lo usa para llamar y el 48% para enviar mensajes instantáneos. Otro 50% lo usa como cámara fotográfica.

La mayoría de los padres encuestados para este estudio apuntan que deben controlar los contenidos que sus hijos consumen en dispositivos. Nueve de cada diez padres consideran que lo deben controlar, y el 87% revisa periódicamente los contenidos. «Son los padres quienes deben decidir a qué edad compran el primer smartphone o tablet a su hijo, cuándo puede utilizarlo y para qué usos», afirma Rodrigo del Prado, Director General Adjunto de bq.

Casi 7 de cada 10 padres afirman conocer perfectamente para qué utilizan sus hijos sus dispositivos multimedia, mientras que un 17,7% lo sabe ‘más o menos’ y solo un 15,8% no lo sabe (pero confía plenamente en el buen criterio de sus hijos).

Los representantes también consideran que debe haber una mejor formación sobre consumo tecnológico. Nueve de cada diez padres creen que los niños deben aprenden en sus colegios a utilizar de forma responsables los dispositivos. A pesar de reconocer que los niños cada vez son más precoces en el contacto con la tecnología, sólo un 1,7% cree que los menores están «suficientemente formados y no precisan de formación extra»