ifixit

Surface Pro 3 es una de las «tablets» más difíciles de reparar

Según el índice de dificultad aplicado por iFixit, tiene un grado 1º, lo más complicado

abc tecnología
Actualizado:

Microsoft desveló a mediados de mayo el nuevo miembro de su familia de tabletas híbridas, la Surface Pro 3. En la presentación la definían como la primera tablet capaz de sustituir de verdad al ordenador. Su procesador, memoria RAM y otros componentes la hacen ver como una máquina potente. Pero, ¿qué hay en el interior de ella? iFixit, una editorial de manuales de reparación de electrónica, suele destripar muchos de los nuevos dispositivos que llegan al mercado y esta vez le ha tocado el turno a la Surface Pro 3.

Lo primero que destacan es que es muy complicada de reparar. Es decir, si la dañas, no intentes repararla tu mismo. Por ejemplo, es complicado abrir el dispositivo. De hecho, los expertos de iFixit, que suelen tener mucho cuidado y saben cómo tratar diversos materiales, rompieron la pantalla de cristal en ese procedimiento. «El procedimiento de apertura es delicado y arduo, no deja lugar a errores: un desliz, y usted dañará la pantalla».

El SSD (disco duro de estado sólido) se puede reemplazar, dicen desde iFixit, pero se corre el riesgo de dañar la tableta sólo al intentar abrirla.

Un aspecto favorable es que la batería no está soldada a la placa base, pero hay un factor que complica la tarea, el adhesivo. Hay mucho pegamento y bandas adhesivas que hacen que la labor de sustitución de la batería se complique.

El caso de la pantalla es mucho más enrevesado. Los conectores no son estándar, y por lo tanto se añade un plus de complejidad. iFixit señala que el ensamblaje de la pantalla se compone por un panel de vidrio fundido, y la propia pantalla de LCD. Lo clasifica como «extremadamente difícil de quitar y reemplazar».

Algunos tornillos especiales como los Torx T3 y más cantidad de adhesivo complica el resto del proceso.

El iFixit han catalogado la Surface Pro 3 de grado 1, es decir, lo más difícil de reparar en su escala, que va del 1 al 10, dónde el diez representa lo más sencillo.