Jean-Clovis Pichon

Aprovechar la sanidad conectada

«Buena parte de las soluciones de comunicación en tiempo real pasan por el uso de plataformas de comunicación que relacionan médicos y enfermeras, máquinas de apoyo al profesional, herramientas de gestión», reflexiona el autor

Jean-Clovis Pichon
Actualizado:

Médicos en distintos centros que se reúnen en sesión por videoconferencia con acceso a los datos del paciente y de un nuevo tratamiento; pacientes que, tras un alta precoz, se telecomunican por voz con robots o «bots» que les dirigen en el momento adecuado a la teleconsulta de su especialista; aparatos de toma de constantes vitales que ayudan a los profesionales alejados activar un protocolo de atención, … Para mejorar el recorrido del cuidado sanitario del paciente, preventivo, hospitalario y posthospitalario, ya podemos aprovechar el avance tecnológico de las comunicaciones y la inteligencia artificial.

Con las economías occidentales invirtiendo alrededor de un 10% del PIB en sanidad, con un aumento drástico del número de pacientes crónicos y con la aparición de motores tecnológicos como internet de los objetos, movilidad, seguridad o digitalización, las comunicaciones en directo, en tiempo real, mejoran la atención al paciente. Y las Administraciones son conscientes: Francia ya reembolsa al ciudadano sus gastos en telemedicina; en muchos países los responsables sanitarios debaten sobre la seguridad de los datos (más allá de la reciente normativa europea).

La comunicación entre médicos, enfermeras, pacientes, familiares y personal de gestión se integra en las etapas del cuidado del paciente: en su acogida en el hospital, centro de salud o de especialidades, en el tratamiento seguro de su historial, en la colaboración por vídeo (que humaniza la telemedicina, que enriquece las sesiones multihospitalarias) o en la seguridad de los objetos para diagnóstico, tratamiento o investigación conectados en red.

Buena parte de las soluciones de comunicación en tiempo real pasan por el uso de plataformas de comunicación que relacionan médicos y enfermeras, máquinas de apoyo al profesional, herramientas de gestión, … que se integran en los procesos de actividad sanitarios (apps o sitios web por lo general).

Y que incluyen inteligencia artificial (reconocimiento de lenguaje natural, transformación de texto a voz y de voz a texto, …) para llegar a todos los pacientes, estén o no familiarizados con el uso de smartphones u ordenadores personales. En sanidad, para el paciente, el servicio sanitario es su vivencia, y aprovechar la sanidad conectada optimiza el recorrido de su cuidado.

Jean-Clovis Pichon*Jean-Clovis Pichon*