El coche autónomo de Uber
El coche autónomo de Uber - AFP PHOTO / UBER

Uber comienza a probar su primer coche autónomo

Por las calles de Pittsburgh circulará, en las próximas semanas, un Ford Fusion híbrido equipado con una variedad de sensores, incluyendo radares, escáneres láser y cámaras de alta resolución para mapear detalles del entorno

ABC TECNOLOGÍA
Actualizado:

Uber también se apunta en la carrera del coche autónomo. Sin miedo a plantar cara a las grandes compañías tecnológicas como Apple o Google, que también trabajan en el desarrollo de este tipo de vehículos, la compañía que ha revolucionado el mundo del transporte ha anunciado que las calles de Pittsburgh serán, en las próximas semanas, las primeras en ver cómo funciona su primer prototipo.

El Centro de Tecnologías avanzadas de Uber (ATC por sus sigla en inglés), Ubicado en Pittsburgh, pondrá a prueba un Ford Fusion híbrido. El vehículo ha sido modificado por la compañía para circular sin conductor, aunque durante las pruebas el coche tendrá una persona al frente del volante por razones de seguridad.

El objetivo de estas primeras pruebas es, según la compañía, recolectar toda la información posible y probar las capacidades de conducción autónoma. Cuando el vehículo está en el modo de autoconducción, un chófer entrenado va en la silla del pasajero monitorando la operación.

El coche autónomo de Uber está equipado con una variedad de sensores, incluyendo radares, escáneres láser y cámaras de alta resolución para mapear detalles del entorno. «En el futuro creemos que esta tecnología supondrá menos congestión, transporte más asequible y accesible y una reducción en el número de vidas perdidas en accidentes de automóvil», ha destacado la comapñía en un comunicado.

Aunque el experimento es de Uber, gran parte de la carga de la prueba la lleva Ford, que a finales de abril formó una alianza con Uber, Google, Volvo y Lyft para avanzar en la conducción automática.

«Las pruebas en el mundo real son cruciales en el esfuerzo de Uber por desarrollar la tecnología autónoma», asegura la compañía, que recuerda cómo este tipo de vehículos «tienen el potencial de salvar millones de vidas y mejorar la calidad de vida de las personas de todo el mundo». Y es que según los datos facilitados por Uber, 1,3 millones de personas mueren cada año en accidentes de coches. El 94% de ellos, además, fue producido por un error humano.

«En este momento -dice Uber- estamos enfocados en desarrollar la tecnología adecuada y lograr que sea segura para todos en la vía: peatones, ciclistas y otros conductores».