AFP

El FBI recopila sin permiso fotos del carnet de conducir como base de datos para el reconocimiento facial

Una veintena de estados, entre los que se encuentran Pennsylvania y Texas, permiten a las agencias federales escanear las fotos del carnet de condudir de sus ciudadanos, aunque sólo si éstas son relevantes para una investigación criminal

MADRIDActualizado:

FBI y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos están utilizando las fotografías del carnet de conducir de sus ciudadanos para crear una base de datos para el reconocimiento facial sin su consentimiento.

De acuerdo con « The Washington Post» y «The New York Times», miles de documentos internos, correos electrónicos y peticiones de reconocimiento facial obtenidos por los investigadores de la Escuela de Derecho de Georgetown (Estados Unidos) han revelado que durante los últimos cinco años los investigadores federales han hecho uso de las imágenes del carnet de conducir de sus ciudadanos para formar una base de datos que luego utilizan para el reconocimiento facial.

De hecho, según los informes de la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO), 21 estados de Estados Unidos, entre los que se encuentran Pennsylvania y Texas, permiten a las agencias federales como el FBI escanear las fotos del carnet de condudir de sus ciudadanos, aunque sólo si éstas son relevantes para una investigación criminal.

El sistema que siguen se basa en que, generalmente, el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) del estado correspondiente recibe una citación federal u orden judicial por la que tiene que enviar escaneada la fotografía del conductor correspondiente. Una vez el FBI recibe la información, la utiliza para comprobar si esa fotografía coincide con alguna de las registradas en la base de datos. Aseguran que este mecanismo no es únicamente para identificar sospechosos de crímenes, sino también para detectar posibles testigos, víctimas, etc.

De esta forma, el FBI tiene acceso a bases de datos locales, estatales y federales que contienen 641 millones de fotografías faciales, de acuerdo con la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO). Este sistema, según el FBI, tiene un 86 % de fiabilidad siempre y cuando la búsqueda genere al menos 50 posibles coincidencias entre fotografías.

En todos los casos, esto se ha hecho sin el consentimiento ni el conocimiento de ninguno de los afectados, de hecho, el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, Elijah E. Cummings, ha asegurado que «los accesos a las bases de datos del Estado por parte de las fuerzas de seguridad suelen ser llevados a cabo con frecuencia en la sombra sin consentimiento». De acuerdo con el GAO, desde 2011, el FBI ha introducido más de 390.000 registros de reconocimiento facial de las bases de datos federales y locales, incluyendo las de las fotos del carnet de conducir.

Los informes revelan que el reconocimiento facial se utiliza normalmente para hacer un seguimiento de los sospechosos de crímenes menores, como los hurtos. Según el abogado de rango superior del proyecto del grupo de vigilancia de la Supervisión del Gobierno, Jim Jordan, «es en realidad un sistema de vigilancia primero, pide permiso después. Solo el FBI hace 4.000 registros al mes, y muchos de ellos son a través de los departamentos de Vehículos Motorizados del estado (DMVs)». En el caso del ICE, un portavoz de la institución, ha asegurado que el reconocimiento facial en su caso forma parte de «técnicas investigadoras que son generalmente consideradas como sensibles para las fuerzas de seguridad».