Richard Yu, responsable de Huawei Consumer Business Group, durante su presentación
Richard Yu, responsable de Huawei Consumer Business Group, durante su presentación - EFE

La nueva vida de Huawei sin las aplicaciones de Google: ¿un riesgo para el usuario?

La firma china estrena su nuevo buque insignia, el Mate 30, un sensacional terminal de cámara cuádruple a pesar de las dudas acerca de su sistema operativo

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Es la constatación del divorcio entre Huawei y Google ha parido el primer teléfono móvil inteligente que no contará con los servicios predeterminados del gigante de internet, el Mate 30. Un equipo sensacional en lo técnico que cuenta con su propio ecosistema para sortear las prohibiciones de Estados Unidos. ¿Será capaz dejar de lado esta dependencia y mantener a sus clientes?

De cara a conservar la experiencia de usuario, la marca china ha encontrado un «truco» que permitirá a los propietarios de este terminal -y probablemente los que se lancen a partir de ahora- contar con las aplicaciones de Google como el navegador Chrome, el servicio cartográfico Maps o el gestor de correos Gmail. Servicios digitales de gran relevancia que, para los consumidores en regiones occidentales como España, son las más utilizadas.

Esa triquiñuela es crear una especie de «puente» pero manteniendo la base del software Android. Para ello, se ha desarrollado un sistema operativo «híbrido» propio, llamado Huawei Mobile Services (HMS), basado en Android Open Source Project ( AOSP), la plataforma de desarrollo del sistema operativo de código abierto que no estás sujeto a las prohibiciones. Aderezado, además, por su propia capa de personalización, EMUI 10.

Por tanto, no tendrá la versión oficial de Android pero, en general, la experiencia será muy similar. Lo que los usuarios no se encontrarán son las aplicaciones de Google nada más encender el «smartphone». Tampoco Google Play, la tienda virtual desde donde descargar las aplicaciones como de costumbre. En su lugar habrá una tienda propia de la firma china, App Gallery, que debutará con unas 11.000 «apps» distintas en esta primera fase. Y, como es obvio, allí se encontrarán las «apps» más populares.

Es algo a lo que ya están acostumbrados los consumidores chinos a raíz de las políticas de bloqueo a empresas extranjeras. Lo más engorroso es que aplicaciones tan exitosas y populares como Facebook, Instagram, WhatsApp, Netflix o HBO no se encuentran disponibles para su descarga desde la tienda de Huawei, obligando así a los usuarios a descargarlas e instalarlas desde las páginas oficiales.

Huawei apunta a que continuará liberando actualizaciones del software a todos sus equipos. No debe revertir grandes problemas, pero es posible -según los expertos consultados- que existan versiones de apps incompatibles o que sufran algún tipo de fallo técnico como cierres inesperados. A grandes rasgos, sin embargo, la estratagema de la firma china seguirá siendo defender, espada en alto, la filosofía Android pero el hecho de pasar irremediablemente por aplicaciones en formato «APK» descargadas de librerías y repositorios de servicios puede ser aprovechado por ciberdelincuentes para distribuir «spam» o «malware» si no se revisa bien la fuente originaria.

«Estamos acostumbrados a apostar por dos compañías, Apple o Google, y asumimos que van a hacer un buen uso de los datos que custodian. Ahora un jugador con bastante peso como Huawei entra en escena, pero ¿por qué va a ser peor o mejor que el resto? La pregunta es ¿qué se va a hacer con esa información?», señala a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática de Securízame.

«No tiene por qué pasar nada distinto a lo que sucede con Android. La diferencia es que las plataformas oficiales de Apple y Google están más probadas y tienen más posibilidades de ser parcheadas. Al tener más tiempo de vida pueden haber pulido problemas que han aparecido», añade este experto quien considera que, en principio, «no tiene por qué ser más inseguro que la versión de oficial de Android».

Para Eusebio Nieva, director técnico de la firma de seguridad Check Point, la nueva estrategia de Huawei presenta «un riesgo adicional que antes no existía y existe la probabilidad de ser engañados. Al añadir más factores de riesgo y de confusión, es un beneficio a la hora de ser atacados».

«Desde el punto de vista de la seguridad crea confusión, y si crea confusión alguien lo puede aprovechar para que, por ejemplo, aquellos usuarios que no tiene WhatsApp le lleguen correos para descargarse o instalarse la app que no es la correcta pero que contenga malware. Es mas probable que ocurra este tipo de ataques», matiza. Además, hay otro contexo: «a Google le ha costado mucho tiempo llegar a un nivel de seguridad; imagínate el tiempo que puede tardar Huawei en que no se le cuele malware». Nieva, en ese sentido, insiste en que se desconoce la seguridad de la tienda que va a albergar en sus nuevos móviles.