Bill Gates (izquierda) y Paul Allen (derecha) en una imagen de archivo de 2003
Bill Gates (izquierda) y Paul Allen (derecha) en una imagen de archivo de 2003 - REUTERS

El día que Bill Gates y Paul Allen fundaron Microsoft en un motel

El exdirectivo homenajea a uno de sus mejores amigos reconociendo que la compañía jamás hubiera sido lo que es si no llega a ser por él

Actualizado:

«Microsoft nunca hubiera pasado sin Paul». Así de sincero y contundente se mostró Bill Gates este martes en su blog personal con una entrada en la que ha querido mostrar su más sincero cariño a aquél hombre que, como él mismo reconoce, cambió su vida.

Paul Allen, que falleció este martes a los 65 años de edad, fundó junto a Bill Gates la empresa Microsoft, esa que revolucionó el mundo del software y de los ordenadores personales. «Paul previó que los ordenadores cambiarían el mundo», reconoce Gates. «Incluso en la escuela secundaria, antes de que cualquiera de nosotros supiera lo que era un ordenador personal, predijo que los chips se volverían súper poderosos y con ellos nacería una industria completamente nueva. Esa visión suya fue la piedra angular de todo lo que hicimos juntos», asegura el ahora filántropo.

Bill Gates homenajea a uno de sus mejores amigos reconociendo que Microsoft jamás hubiera sido lo que es si no llega a ser por él. «En diciembre de 1974 -recuerda-, él y yo vivíamos en Boston. Él estaba trabajando y yo iba a la universidad. Un día vino y me llamó insistente, diciéndome que fuera a ver la prensa en un puesto de periódicos cercano. Cuando llegamos, me mostró la portada de la edición de enero de 'Popular Electronics'. Mostraba un nuevo ordenador llamado Altair 8800, que funcionaba con un nuevo y poderoso chip. Paul me miró y dijo: '¡Esto está sucediendo sin nosotros!' Ese momento marcó el final de mi carrera universitaria y el comienzo de nuestra nueva compañía, Microsoft. Todo sucedió gracias a Paul».

Paul Allen siempre estuvo a la sombra de Bill Gates. Sin embargo, como el mismo Gates ha reconocido, era un auténtico visionario y cuando en la década de 1970, las personas dependían aún de la máquina de escribir, Allen ya sabía cuál era el camino que debían seguir. Así, sabiendo que la informática personal iba a ser el futuro, los dos jóvenes crearon el 4 de abril de 1975 una pequeña compañía llamada Microsoft en Albuquerque, Nuevo México, con el objetivo de cambiar la forma en la que por entonces se trabajaba y proveer a cada escritorio y cada hogar de un equipo informático.

Paul Allen nació en Seattle y fue a la escuela secundaria con Gates. «Le conocí cuando estaba en séptimo grado y cambió mi vida», reconoce el fundador de Microsoft. Los dos juntos crearon la compañía de una manera un tanto singular. Su primer centro de operaciones se situó en un motel de carretera llamado Sundowner, donde en la actualidad se levanta un complejo de apartamentos. Allí decidieron instalar Microsoft, una entonces desconocida compañía, para estar más cerca del primer cliente para el que trabajaron: MITS, la empresa creadora del Altair 8800, aquél éxito que Allen no se quería perder.

Lenguaje de programación para el Altair 8800

Gates se puso en contacto con los creadores de esa primera computadora y les propuso que desarrollaría una versión de lenguaje BASIC para dicho ordenador. En solo 8 semanas lo logró y consiguió que MITS lo distribuyera en sus Altair 8800. Gates, para poder crear ese lenguaje de programación, dejó la Universidad Harvard. Allen también abandonó la Washington State University para unirse a Gates y dedicarse al desarrollo de software. Juntos, se trasladaron a Albuquerque.

Microsoft es el resultado de la combinación de dos palabras: microordenador y software. Al parecer, la primera vez que se usó formalmente fue en una carta que Gates envió a Allen el 29 de noviembre de 1975. Al día siguiente, fue ya una marca registrada.

Tras establecer la primera oficina de ventas en el extranjero, en Japón en 1978, Microsoft se muda de Albuquerque a Bellevue, Washington, en 1979. Y en 1981, es cuando Microsoft empieza a hacer historia gracias a IBM, que comienza a comercializar equipos con el sistema operativo de Microsoft MS-DOS 1.0.

Allen era dos años mayor que Gates. «Cambió mi vida», asegura. Desde que se conocieron con apenas 14 y 12 años, «demostró ser un genio con las computadoras... Pasamos casi todo nuestro tiempo libre jugando con cualquier ordenador», recuerda. «Paul era más genial que yo», sentencia Gates.

La carrera de su amigo en Microsoft se truncó en 1983 cuando le diagnosticaron la enfermedad de Hodgkin y tuvo que abandonar la compañía. Hasta entonces, Paul Allen estuvo trabajando en el desarrollo de Windows, el exitoso sistema operativo de Microsoft que se lanzó dos años depsués, en 1985.

«Paul merecía más tiempo en la vida», defiende Gates. «Lo extrañaré tremendamente».