Los asistentes de voz se cuelan en la universidad

La Universidad CEU Cardenal Herrera pone en marcha un proyecto piloto para emplear Alexa, el software de voz de Amazon, en su relación con los estudiantes

MADRIDActualizado:

«Alexa, ¿qué asignaturas he aprobado?». «Alexa, ¿cuándo tengo tutoría?». «Alexa, ¿qué actividades tengo la semana que viene?». Estas son algunas de las cuestiones que, poco a poco, van a empezar a realizarse a través de los asistentes digitales ante la irrupción de la voz como vehículo para interactuar con las máquinas. Un proyecto piloto realizado conjuntamente entre la universidad Cardenal Herrera CEU y Amazon Web Services promete mejorar la experiencia del alumnado con su centro de estudios a través de un chatbot bilingüe que funciona desde los altavoces inteligentes y dispositivos móviles.

Desde el servicio digital los estudiantes van a poder gestionar muchas de las tareas que debido a la tardanza de un ámbito convencional puede ocasionar frustración como solicitar la reserva de una pista de pádel o conocer, sencillamente con simples instrucciones de voz, los horarios de clase. Este proyecto muestra, una vez más, el camino de la educación que vive una profunda transformación digital impulsado, en parte, por los nuevos hábitos de los usuarios. La mayoría, sobre todo, jóvenes en edades muy precoces que emplean plataformas digitales y teléfonos móviles para relacionarse entre ellos.

Este asistente, diseñado de manera interna por el equipo de soporte informático del centro en cuatro meses, aprovecha los algoritmos y la tecnología de voz de Amazon. De esta forma, se configura una interfaz de voz que es capaz de mantener una conversación natural y que facilita la interacción de los estudiantes con los servicios y utilidades. El resultado es una «skill», una microaplicación disponible para dispositivos con Alexa bajo el nombre de «Abre CEU», que los usuarios pueden activar y recibir información personalizada.

Este tipo de desarrollos, sin embargo, suscitan algunas preocupaciones en materia de privacidad, aunque los responsables del proyecto garantizan la seguridad de la información hasta el punto de que no es posible suplantar la identidad de los estudiantes. «En el plano de la privacidad, les hemos informado a los usuarios de la política de privacidad de los dispositivos Alexa», destacó a este diario Iñaki Bilbao, delegado del rector para la Transformación Digital en la Universidad CEU Cardenal Herrera, quien asegura que en lo que respecta a la «información personalizada no es posible, salvo que sea hackeado, hacerse pasar por otra persona porque es necesario introducir previamente un nombre de usuario y contraseña».

En su opinión, las nuevas generaciones de universitarios se llegan a sentir más cómodos hablando a una máquina que a un humano en la ventanilla de secretaría. «Prefieren una interacción con un robot para resolver sus primeras dudas», aseguró. El mundo educativo es un mundo que está en evolución y en continua transformación. La tecnología en la «nube», en ese sentido, ha empezado a brindar importantes posibilidades para, entre otras cosas, crear servicios de todo tipo que contribuya a facilitar las cosas a los ciudadanos. En opinión de Pilar Torres, vicedirectora del Sector Público de Amazon Web Services, se trata de una tecnología que se utiliza para muchas cosas diferentes de cara a mejorar los servicios y mejorar la relación con sus estudiantes. El objetivo es ser «más eficientes» en el trabajo educativo.

Esta iniciativa «va a enriquecer y mejorar la educación presencial de los alumnos», apuntó por su parte Rosa Visiedo, coordinadora del Área de Universidades CEU. «La utilización de recursos digitales los va a permitir estar más cerca de los estudiantes, sobre todo de las nuevas generaciones en donde la tecnología forma parte de sus vidas.La utilización de estos recursos nos permite conectar mejor con ellos, con un Lenguaje que les resulta natural y más cercano a ellos», añadió durante su presentación en Madrid.

Los software de voz han empezado a desembarcar en el mundo educativo en los últimos años. Servicios como Alexa o Google Assistant se han empleado, incluso, en la enseñanza de idiomas. Pero ofrecen muchas aplicaciones prácticas relacionadas con el entorno educativo, como traducción en tiempo real, calculadora o la posibilidad de añadir fechas de exámenes. Según un estudio de la consultora Deloitte, se espera que para 2021 se registren más de 1.800 millones de personas utilizando asistentes digitales de voz. Las “skills” educativas ofrecen, a juicio de los expertos, grandes posibilidades y representan un negocio cada vez más floreciente.