Probamos el TicWatch C2, un «smartwatch» cuya autonomía me ha roto el corazón

El reloj ofrece unas funcionalidades muy completas, pero su escasa duración de batería hace que tengamos que cargarlo a diario

MADRIDActualizado:

He de reconocer que tengo una especie de amor-odio por los « smartwatches». Amor, porque son realmente unos «gadgets» muy útiles. Odio, porque no lo pueden tener todo en su pequeño tamaño, por lo que si no tienen limitaciones en un aspecto, las tendrán en otro.

La Mi Band 3 de Xiaomi me gustó. Pero no deja de ser una pulsera básica. Eso sí, su autonomía es brutal. Y es lógico teniendo en cuenta el tamaño de la pantalla y sus limitadas funciones. Ahora con TicWatch C2 tengo los mismos sentimientos encontrados.

La compañía Mobvoi ha hecho un buen trabajo con los auriculares inalámbricos TicPods Free. Y también con su «smartwatch», un dispositivo que incluye la tecnología Wear OS de Google (anteriormente Android Wear). Pero otra vez tengo sensaciones encontradas: ofrece unas funcionalidades muy completas. Pero su escasa duración de batería me ha roto el corazón.

La verdad es que nada más ponérmelo, el TicWatch C2 me conquistó. Quizás la esfera sea algo grande pero es cuestión de acostumbrarse. Además, no puede tener un tamaño más pequeño si queremos realmente leer las notificaciones y navegar por el panel.

Tiene un diseño clásico, fabricado en acero inoxidable y con correa de cuero intercambiable. Es decir, va más allá de una pulsera de actividad y a mi, este aspecto me parece importante, porque es muy versátil. La correa menos mal que es intercambiable porque, para ser sinceros, es muy probable que se raje con el uso. Además, el dispositivo está disponible en tres colores: oro rosado (cuyo tamaño, no pantalla, es ligeramente más pequeño), negro y plata.

«Tiene 36 horas de batería en uso continuo de las aplicaciones». Esta es la afirmación que me ha roto el corazón. Porque no llega a esas horas. De hecho, el reloj llega a duras penas al día, dándole un uso más bien moderado. Si decides comprarte el TicWatch C2, cuyo precio es de 199,99 euros, asume ya que lo tendrás que cargar a diario.

Pantalla y funcionalidad

Su autonomía es, para mi, el gran «pero». Cuenta con una pantalla AMOLED de 1.3 pulgadas (360 x 360 px) y batería de 40 mAh. Con apenas usar las notificaciones, controlar mi actividad diaria y poco más, la autonomía es de 24 horas. Por detrás, lleva el sensor de ritmo caridaco y los cuatro puntos de carga, que conectas a su propia base.

A pesar de ello, me ha sorprendido muy gratamente la pantalla. Se ve perfecta. Y podemos elegir entre tenerla siempre encencida o no, algo que influye -y mucho- en el consumo de la batería. Lo bueno de tenerlo apagado es que la esfera no se funde a negro, sino que muestra la hora. Eso sí, cada vez que mueves la muñeca para ver la pantalla, se ilumina. Y esto es un punto positivo muy importante. Por cierto, para ahorrar batería, podemos ponerlo en modo avión.

La pantalla te permite cambiar las esferas, leer las notificaciones y responder. Pero, para ello, tienes que descargarte a través de la Google Play la «app» pertinente. Por ejemplo, WhatsApp. Puedes responder con un emoticono, escribiendo tu propio texto o a través del teclado (algo incómodo ante la falta de espacio). Pero también puedes responder a través de un audio porque TicWatch C2 tiene micrófono, pero no altavoz. Esto está muy, pero que muy bien.

Lo que no puedes hacer, por ejemplo, es responder una llamada. En este caso, necesitas coger el «smartphone», aunque el reloj te avisará de que te llaman.

Control de actividad

El reloj se controla por los dos botones que tiene en el lateral derecho y por la pantalla. El botón de arriba (rojo) permite acceder y salir del menú del TicWatch C2. Una vez dentro, gracias a su pantalla táctil, puedes moverte a través de las «tripas» de una manera fácil y sencilla. El reloj muestra un funcionamiento muy fluido. Y eso es de agradecer.

El segundo botón de la esfera te permite acceder el menú de actividad, que es muy completa y funciona muy bien (aunque te puedes descargar otra aplicación si lo prefieres).

Otro de sus puntos positivos es que es resistente al agua. Cuenta con la certificación IP68 y, como ya sabéis, esto no significa que podamos hacer natación con él, pero sí lo podemos usar para correr aunque llueva o en el gimnasio. Las gotas de sudor no afectan al buen funcionamiento del «smartwatch».

Cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon Wear 2100, conectividad Bluetooth v4.1, WiFi, GPS y GLONASS. Y, es compatible con Android y iPhone. También incluye tecnología NFC para realizar pagos.