Los «hermanos pequeños» de Bitcoin, la divisa que reina en internet

Aunque con cada vez más adeptos, esta moneda electrónica no es la única en la Red: Litecoin o Ripple son algunas de las alternativas

Actualizado:

Aunque con cada vez más adeptos, esta moneda electrónica no es la única en la Red: Litecoin o Ripple son algunas de las alternativas

1234567
  1. ¿Qué es Bitcoin?

    Bitcoin es una divisa electrónica concebida únicamente para ser utilizada en internet y que vio la luz de la mano de Satoshi Nakamoto (pseudónimo de la persona o grupo de personas que la crearon). No debe confundirse con un medio de pago, como pudiera ser PayPal, que es una empresa que permite la transferencia de dinero, sino que se trata de una divisa propiamente dicha, que además no está sujeta a política monetaria alguna. Su valor viene determinado exclusivamente por la oferta y la demanda, pues no opera bajo supervisión de ningún banco central ni tampoco tiene comisiones. Entre sus características, es necesario destacar que Bitcoin no pertenece a ningún Estado, por lo que puede usarse en cualquier territorio. Además, a la hora de realizar las transacciones económicas no es preciso hacer uso de intermediarios, ya que los intercambios se hacen directamente de persona a persona mediante un sistema P2P. Asimismo, esta moneda no puede ser intervenida por nadie y tampoco las cuentas pueden ser congeladas. No en vano, y aunque Bitcoin se antoje en principio como una solución virtual perfecta, esta moneda ha suscitado no pocas reticencias, precisamente por el hecho de que no haya supervisor alguno que controle su emisión. Así, de hecho, lo alerta el Banco Central Europeo en un informe sobre el peligro de las monedas virtuales como Bitcoin y que puedes leer aquí: Informe del Banco Central Europeo sobre el «peligro» de las monedas virtuales.
  2. Litecoin

    La popularidad de Bitcoin aumenta cada segundo que pasa, por lo que a la hoy hegemónica moneda virtual le han surgido algunos «hermanos pequeños» que siguen sus pasos o, al menos, tratan de configurarse como un complemento a la popular divisa. Uno de ellos es Litecoin, basada en el mismo protocolo que Bitcoin aunque con la diferencia de que esta moneda puede ser extraída con hardware para el consumidor. Además, tal y como aseguran sus creadores, las transacciones con Litecoin son confirmadas cada 2,5 minutos en lugar de cada 10 -como ocurre con Bitcoin- aunque ellos mismos reconocen que aunque más rápidas, estas confirmaciones no son tan seguras como las de la moneda «madre». Para muchos, Bitcoin y Litecoin son, respectivamente, el oro y la plata de las monedas virtuales hoy existentes. Otra de las diferencias entre ambas divisas es que Litecoin no tiene un límite de emisión de 21 millones de divisas como Bitcoin, sino que su barrera se encuentra en los 84 millones. Además, el algoritmo que utiliza Litecoin en la creación de monedas es también distinto al de Bitcoin, pues lo que este busca es acelerar el proceso de ratificación de transacciones.
  3. PPCoin

    Las «Peer to Peer Coins» o PPCoin son consideradas por muchos como la tercera opción de cuantas monedas virtuales existen en la Red. Como Litecoins, las PPCoin se basan también en el protocolo de Bitcoin aunque, tal y como afirman sus responsables, su diseño busca que las divisas se entreguen, no a aquellos que tienen más potencia computacional, sino en base a una suerte de lotería en la que, cuantos más PPCoins tengamos, más probablidades tendremos para hacernos con nuevas divisas. ¿Qué quiere decir todo esto? La creación de bitcoins se lleva a cabo mediante un proceso conocido como «minado» o «minería», consistente en que varios usuarios (llamados mineros) ejecuten un software con el que compiten entre ellos para resolver un puzle computacional. Cada vez que un puzle es resuelto, se adjudicarán nuevos bitcoins al minero en cuestión. Con este sistema, las probabilidades de adquirir bitcoins vienen determinadas por la potencia del equipo, mientras que en PPCoin -según sus desarrolladores- «no se depende del consumo de energía».
  4. Ripple

    Ripple da nombre al proyecto de código abierto de OpenCoin, otra alternativa más al «oro» de las divisas electrónicas, Bitcoin. Según han asegurado sus responsables durante una entrevista para el canal de televisión Bloomberg, Ripple es «mucho más rápido que Bitcoin», pues la duración de una transacción estaría en torno a los diez segundos. Además, apuntan, el sistema no está centralizado -como en el caso de Bitcoin- por lo que un fallo no podría paralizar su funcionamiento. Al igual que ocurre con Bitcoin, los usuarios pueden utilizar Ripple como divisa para realizar pagos instantáneos, aunque este sistema se encuentra todavía en fase de desarrollo y se desconocen algunas de sus peculiaridades. ¿Cómo funciona? El objetivo de Ripple es desarrollar un sistema de crédito centralizado que se apoye en el P2P. Lo que esto significa es que cada uno de sus nodos funciona como si se tratase de una entidad de crédito que presta servicio a otros nodos o usuarios con los que mantiene una relación de confianza. En los foros, hay quien alaba a Ripple por no tratarse de una copia más de Bitcoin, como algunos aseguran ocurre con Litecoin. Su creador explica así a Bloomberg su funcionamiento: «OpenCoin pondrá 100.000 millones de Ripples en circulación, la mitad para los usuarios que se registren y la otra mitad servirá de fondo de reserva de la empresa. De la mano de la liberación de los 50.000 millones de Ripples, OpenCoin pondrá a disposición de los usuarios una serie de herramientas. Quienes se registren podrán monitorizar los movimientos en su saldo, hacer o recibir transacciones y cambiar Ripples por dólares o Bitcoin».
  5. Drago

    El Drago, una divisa virtual que nace para los habitantes de La Palma, es una alternativa local creada por Carlos J. Pérez, quien considera que su objetivo debe ser «promover un desarrollo económico más social y sostenible a través de medios alternativos». El Drago funciona a través de su propia entidad bancaria, el «Dragobanco», una aplicación online que permite hacer transacciones de bienes y servicios. No en vano, es preciso realizar una distinción básica entre el Drago y el resto de monedas vistas anteriormente, y es que esta requiere del euro para ser adquirida (un drago=0,5 euros).
  6. Terracoin

    Terracoin forma parte de la larguísima lista de sucedáneos de Bitcoin y, al igual que esta, permite realizar pagos instantáneos a cualquier persona y en cualquier lugar del mundo. Asimismo, Terracoin se basa también en la tecnología P2P para realizar movimientos sin una autoridad central que gestione las operaciones. El límite de divisas se establece en 42 millones y, como Bitcoin, se basa en el proceso de «minería» computacional para conseguir monedas por parte de los mineros.
  7. Y una larguísima lista de opciones

    Te dejamos aquí otras monedas virtuales disponibles en la Red: -Namecoin-Tonal Bitcoin -IxCoin -Devcoin -Freicoin -I0coin -Liquidcoin -Tonalbitcoin-IxCoin -Devcoin-Freicoin -I0coin -Liquidcoin