Mira en el vídeo cómo funciona esta bola robótica - sphero
Probamos

Sphero 2.0: divertida bola robótica

Se conecta por Bluetooth a dispositivos móviles con iOS y Android, es más rápida y brillante que la anterior versión cuesta al principio trabajo conseguir que ruede con la precisión y soltura que uno desea pero la experiencia resulta entretenida

Actualizado:

Por fin en nuestras manos, pese a haber sido lanzado hace un año. Pero sus sensaciones son bastante óptimas hacia este divertido invento. La segunda versión de la esfera robótica Sphero 2.0. es más rápida y manejable que la versión anterior.

Reinventada para dotarle de una nueva experiencia de juego, creada por la empresa Orbotix se puede manejar con un dispositivo móvil («smartphone» o «tablet») con sistema iOS y Android en remoto gracias a una aplicación que cuenta con una interfaz sencilla y muy intuitiva. Se conecta por Bluetooth muy rápidamente. Una vez calibrada, con sendos toques de dedo la esfera se mueve en distintas direcciones y recorre la distancias que queramos. Un controlador táctil lo dirige. Desde la «app» se puede cambiar el color con el que brilla gracias a una serie de LED multicolor que se encuentran en su interior. Tiene opción para que estas luces sean intermitentes y pasen por una divertida escala cromática.

Además de moverla, la pelota es capaz de moverse de distintas formas gracias a sus modos de control, ya sea partida libre, saltos, botes o un recorrido marcado. La experiencia, en definitiva, es muy entretenida porque esta «mascota virtual» por así decirlo puede hacernos pasar un rato diferente. Su manejo no es tan fácil como aparenta. Cuesta trabajo conseguir que ruede con la precisión y soltura que uno desea. Es práctica, pero se le coge el tranquillo rápidamente. También cuenta con un modo en el que utiliza el giroscopio del terminal. Así, con solo inclinar o girar el dispositivo la Sphero responderá.

Uno de los mejores aspectos es utilizar Sphero 2.0 como dispositivo de realidad aumentada, lo que ofrece un juego absorbente y atrayente. Con esta bola uno es capaz de sumergirse en los elementos reales y virtuales -ambos fusionados a la perfección- gracias a unas aplicaciones gratuitas con las que se puede, por ejemplo, disparar fuego (virtual, claro) a los objetos de nuestro entorno o matar zombies gracias a su tecnología de realidad aumentada. También se puede jugar al golf con ella en una de esas 25 aplicaciones disponibles.

La sensación es muy divertida y, bien seguro, para los más pequeños de la casa será un compañero ideal. La distancia total para poderla manejar es de unos 15 metros, más que suficiente para poder hacer uso de ella en plenas facultades. Por si fuera poco, Sphero 2.0 no solo camina por el suelo listo, moquetas o parqué. Con una funda de silicona es capaz de moverse por el agua. Flota y rueda en este elemento vital pero también sirve para hacerle perrerías a nuestro animal doméstico.

Su tamaño, del tamaño de una pelota de tenis, es de 74 milímetros y un peso de 168 gramos. y está fabricada en policarbonato. Su precio ronda los 120 euros. El «gadget» viene acompañado de dos rampas con las que se pueden hacer espectaculares saltos acrobáticos.