Trucos y consejos para usar Bixby, el asistente virtual de Samsung, y sacarle todo el partido

Samsung permite, desde ahora, interactuar con su software de voz en español

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La voz está siendo uno de los vehículos del cambio profundo que se avecina en la forma de interactuar con las máquinas. Aunque todavía deben avanzar y mejorar algunas de sus prestaciones, los asistentes inteligentes empiezan a dar el salto de los teléfonos móviles a otros dispositivos. Su extensión a otros «gadgets» domésticos permitirá, a priori, lograr la consistencia necesaria para que, esta vez de verdad, existe una adopción masiva.

Y el idioma, por supuesto, juega un papel capital en su evolución. De ahí a que los principales software se hayan adaptado al español, el segundo idioma más hablado del mundo y, por tanto, un mercado potencial a explorar. Samsung, dirigiendo sus esfuerzos hacia ese desafío, ha decidido, por fin, adaptar al español Bixby, su mayordomo digital.

Una plataforma interesante a pesar de las carencias con las que debutó inicialmente. La firma surcoreana, además, y consciente de la importancia de no ceder aún más terreno ante Alexa y Assistant -dos de los asistentes virtuales más populares- lo ha adaptado al idioma de Cervantes. De momento, únicamente los modelos de teléfono que lo integran son el Samsung Galaxy S8 en adelante, es decir, el S9 y el nuevoGalaxy S10.

Lo más importante a tener en cuenta es que este software, que dispone incluso de un botón dedicado a invocarlo en los móviles de esta marca, está concebido para hablar con un lenguaje natural. Su sistema de reconocimiento de audio está bastante depurado, con lo que es posible que el sistema interprete tus palabras lo suficientemente bien para poder actuar en consecuencia.

Acceder a aplicaciones rápidamente

La idea que sostiene esta propuesta es simple; el asistente puede ayudar a hacer las cosas in necesidad de abrir aplicaciones y, en la mayoría de los casos, sin tan siquiera instalarlas. La firma surcoreana asegura que cuanto más se use, mejor «conocerá» al usuario. Te ayudará a hacer las cosas más rápidamente a medida que aprenda tus preferencias con el paso del tiempo. Es gracias a sus algoritmos de «machine learning» o «aprendizaje automático».

Cómo usarlo

Para halar con Bixby hay que mantener pulsado el botón del móvil -en el marco izquierdo- o, simplemente, decir «Hi, Bixby». En efecto, «Hi» es «hola» en inglés. Hay que tener en cuenta que primero es necesario configurar la activación por voz. Una opción que se encuentra entre los ajustes del servicio. Una vez configurada la voz hay que repetir la frase «Hi Bixby» unas cinco veces para que reconozca al voz personal de cada uno.

Y, luego, hay que seleccionar la sensibilidad de actividad. Configurar la sensibilidad de la activación del comando «Despierta» es fácil; tan solo hay que seguir los pasos. Pero hay que tener presente algo: una sensibilidad alta podría hacer que el asistente se activara de manera no intencionada. Hay que elegir desde «Baja», «Media» y «Alta». Para obtener una mejor precisión, es recomendable grabar la voz en los sitios donde normalmente se va a utilizar con mayor frecuencia. La firma surcoreana reconoce que cuantas más grabaciones se efectúen más preciso será el funcionamiento.

Sugerencias y peticiones

Lo más interesante de Bixby es que se pueden hacer tareas diarias en el móvil diciéndole al software cosas como «Capturar pantalla», «abre Facebook» o «Aumenta el brillo de la pantalla». Para obtener asistencia rápida basta con que se le pregunte «Qué puedo hacer con Bixby» o «Muéstrame todos los servicios disponibles». Ahí aparecerá una serie de propuestas para empezar a manejarse en estas nuevas lides.

Por ejemplo, se le pueden solicitar cosas relativo a accesibilidad, poner alarmas, consultar tu cuenta bancaria (por ahora solo tiene acuerdo con una entidad, el BBVA), realizar operaciones con la calculadora, recibir información de la calidad del aire, abrir la aplicación de creación de «emojis», reproducir música, consultar el calendario, activar la cámara, pedirle información del contacto, abrir la galería, así como otros aspectos útiles como grabar una nota de voz o revisar el correo electrónico o, simplemente, navegar por internet diciéndole, por ejemplo, «abre ABC.es» o la página que se desee consultar.

Por supuesto, y como otros aspectos incluso más útiles, los usuarios pueden pedirle información del tráfico, la ruta más rápida hasta un determinado punto o hacer llamadas de teléfono. También se le puede decir «Graba en modo entrevista» o «Desconéctate del Chromecast», así como «Muestra los dispositivos en casa». En caso de solicitarle una receta de cocina, la fuente de acceso es Canal Cocina. En este asistente es posible, además, elegir la voz; hombre o mujer.

Programar comandos rápidos

También, y en aras de proteger los datos de sus usuarios, es posible activar y desactivar los permisos para determinadas aplicaciones, aunque es un proceso algo rudimentario al tener que ir revisando aplicación por aplicación. Por fortuna, se pueden añadir comandos rápidos para simplificar las conversaciones. Esto es, sin duda, uno de sus mejores atributos. De tal forma que se puede programar para que cuando se pronuncie «Al salir de casa», «En el coche» o «En el trabajo» el software realice determinadas acciones.

Es posible, así, que el móvil apague la WiFi, deduzca el brillo de la pantalla y pause las notificaciones cuando se le dice, simplemente, «En el trabajo». Pero, también, se pueden guardar otros comandos ideales en frases como «Buenas noches» o «Buenos días». Una posible petición que, en caso de tenerlo programado de tal guisa, el móvil ofrezca al usuarios la temperatura de la ciudad, la hora en ese momento y relate la agenda.

Estos comandos rápidos permiten simplificar la manera de dirigirse con el asistente. Para ello, hay que sustituir un comando o conjunto de comandos por una palabra o frase sencilla. Por ejemplo, si quieres activar la WiFi, el Bluetooth, la función «No molestar» y reproducir música al llegar a casa, hay que sustituir toda esa serie de comandos por la palabra «Casa». La idea es ir asociando ideas a esta acción determinada.

También por mensajes en lugar de voz

Aunque hablar con los asistentes empieza a ser algo cada vez más común, es cierto que muchos usuarios son reacios a hacerlo en público. Ya sea por vergüenza, privacidad o desconfianza, es posible hacerlo como si se tratase de un mensaje de texto. Para ello, hay que pulsar el icono del teclado para escribir y, automáticamente, responderá en la pantalla sin hablar en alto. Algo útil, sobre todo, para determinadas situaciones.