Así se puede ver el resultado antes y después de haber aplicado los filtros en una imagen de Madrid antigua
Así se puede ver el resultado antes y después de haber aplicado los filtros en una imagen de Madrid antigua

Cómo colorear las fotos en blanco y negro en menos de un minuto

Con una útil página llamada Colourise se consiguen aplicar matices cromáticos con mucho sentido para adaptar las fotografías a los nuevos tiempos

MADRIDActualizado:

Una imagen vale más que mil palabras. Pero una imagen en color, a veces, gana fuerza. O, al menos, le confiere una cara atractiva, aunque las fotografías en blanco y negro tienen una poderosa capacidad para evocar sentimientos. La tecnología ha hecho posible «colorear» secuencias en vídeo e imágenes. Y, por medio de algoritmos basados en inteligencia artificial, se empiezan a afinar los resultados.

Es lo que consigue una curiosa página web que nació para otro propósito pero que se puede utilizar para darle color a las imágenes en blanco y negro. Se llama Colourise y en cuestión de segundos consigue aplicar matices cromáticos con mucho sentido para adaptar las fotografías a los nuevos tiempos. Lo logra por medio de una red neural que va analizando los puntos de luz de los sujetos humanos, los pasajes naturales y la arquitectura para pintar lo que considera más importante.

Todavía en fase de pruebas, este intersante proyecto, desarrollado por el departamento de Ciencia de Datos e Inteligencia Artificial de la Agencia de Tecnología de Singapur, nació originalmente para colorear las antiguas fotos de los ciudadanos del país, pero está abierto a cualquier usuario que quiera dedicarle un tiempo. La idea inicial fue dar respuesta a una cuestión que asalta a más de una persona habitualmente: «¿Alguna vez has mirado una foto antigua en blanco y negro y te has preguntado: ¿qué vio realmente la persona que tomó esta foto?».

«El objetivo es generar una imagen con colores que sean plausibles», reconocen los investigadores en su carta de presentación. Los desarrolladores prometen, además, que la herramienta no almacena las imágenes y datos cargados para su procesamiento. El resultado es, cuanto menos, entretenido, porque se podría utilizar para colorear desde las fotos de tu abuela en sus años mozos o ver cómo sería un acercamiento a un hecho histórico. El resultado, no obsante, gana si se trata de un archivo de gran calidad.

Los expertos, pese a todo, reconocen que todavía queda mucha precisión y perfeccionamiento para trabajar. «Si bien es imposible replicar las condiciones exactas en las que se tomó la foto original, es posible agregar color para ayudarnos a imaginar lo que el fotógrafo pudo haber visto en ese instante. Es increíble, casi mágico, cómo un poco de color puede acercarnos mucho más a ese momento específico en el tiempo», relata uno de los desarrolladores.