Cómo proteger a tus hijos del pornografía y la violencia en internet

Cómo proteger a tus hijos del pornografía y la violencia en internet

Establecer controles parentales, educar a los pequeños en unos buenos hábitos y tener cuidado con el acoso son algunos de los consejos que dan los expertos en seguridad

Actualizado:

En esta hiperconectada, en donde todo tipo de personas, independientemente de la edad, accede desde varios dispostivos a internet, una de las preocupaciones de padres con niños pequeños son los riesgos a los que estos se exponen mientras navegan.

Sí, muchas familias optan por regalarles un teléfono móvil actual -que se puede conectar a internet- o un ordenador, pero en muchos casos los padres desconocen por completo lo que hacen sus hijos. Segçun la compañía de seguridad Kaspersky, el 39.9% de las visitas de los niños españoles iban dirigidas a páginas web con contenidos pornográficos -la media europea se sitúa alrededor del 50%- y el 24% a webs de software ilegal. Una situación preocupante que puede mantener en vilo a sus progenitores.

Los expertos en seguridad recomiendan establecer filtros y controles parentales para evitar males mayores. Para ello, esta compañía ha elaborado un listado de consejos para que los padres protejan a sus hijos de contenidos indeseados cuando navegan por la Red:

No prohibir

Prohibido prohibir. Este podría ser un lema, porque los niños deberán ser conscientes de su entorno y la vida en la que se mueve, si no su evolución podría quedarse anclada. De esta manera, los expertos en seguridad insisten en que vetar el acceso a una cuenta en una red social no servirá de nada, ya que acabarán abriéndola a escondidas para no sentirse excluidos de sus grupos de amigos. «La prohibición impedirá a los padres tener una cierta vigilancia de la actividad online de sus hijos y tomar el control si fuera necesario. En todo caso, hay que tener en cuenta que la legislación española no permite que los menores de 14 años tengan una cuenta en una red social», recomiendan.

Protección a la privacidad

Lo importante es educar a los hijos de cara a una vida sana también en internet. Lo que puede ser obvio para un adulto no lo puede ser tanto para un adolescente. De esta forma, para que los menores estén protegidos de «trolls» e individuos peligrosos que puedan contactar con ellos a través de internet es recomendable enseñarles normas básicas de seguridad en la Red, tales como no revelar sus nombres ni las direcciones de su casa o escuela, contar a sus padres u otros adultos en los que confíen si se ven inmersos en conversaciones o temas inquietantes en internet, etc. «Es preciso monitorizar lo que publican en sus redes sociales, teniendo especial cuidado con las fotos y vídeos, ya que el niño puede ser localizado en la foto a través de las etiquetas de geolocalización. Para evitar problemas serios, esta opción debería desactivarse», subrayan.

Acuerdos justos

Cada niño es un mundo y en su cabeza pasan muchas cosas que quizá los padres ya no se acuerden. Por ello, y aunque los padres confíen en que sus hijos entienden las normas básicas, es rocomendable asegurarse de que sus asuntos «online» están en orden y que no está pasando nada malo. «Probablemente, un adolescente no quiera darle a sus padres la contraseña de su cuenta ni añadirles como amigos, por eso lo más razonable suele ser confiar en una solución de control parental, ya que puede ser la opción menos ofensiva. Un software de control bien diseñado puede avisar a los padres en situaciones específicas sin que tengan que leer todas las conversaciones. También puede bloquearse el acceso a la Red hasta que los deberes estén hechos», explican.

Atención al acoso

Las agresiones pueden manifestarse de varias maneras: robar la contraseña de la víctima y publicar algo desde su cuenta, publicar fotos embarazosas de la víctima, revelar los secretos de la víctima públicamente, etc. «La monitorización del ordenador y el control parental son una buena opción para prevenir y detectar prematuramente estas situaciones, que deberán ser comunicadas a la autoridad escolar y/o policial competente», aconsejan.