el blog invitado

«Los medios tradicionales serán poderosos por mucho tiempo»

Pablo Herreros, periodista y bloguero, asegura que periódicos y radios siguen teniendo hoy el mejor acceso a las fuentes

madrid Actualizado:

Pablo Herreros es, ante todo, un periodista inquieto. Desembarcó en la blogosfera en 2008 con un blog desde el que cada día intenta desgranar lo que pasa en el mundo de la comunicación con una mirada divertida, diferente. Aunque reconoce el poder de la Web 2.0, considera que hoy por hoy continuamos yendo a los medios tradicionales para informarnos.

¿Qué es y cuándo llegó a la blogosfera Comunicación se llama el juego?

Es un blog de comunicación que creé en mayo de 2008, y en el que escribo sobre comunicación en el sentido más amplio de la palabra: periodismo, publicidad, medios sociales…. La mayoría de las entradas son sobre comunicación, un 5% de temas personales que me llaman la atención (como el libro solidario de La España Fantasma, mi experiencia en El Bulli…), otro 5% de flamenco y, últimamente, también endilgo a mis pobres lectores los cortes de audio de la sección sobre la blogosfera que realizamos en el programa de RNE «En Días Como Hoy».

¿Qué aporta este blog con respecto a otros de la misma temática?

Yo te diría que el humor y un enfoque cercano y muy personal. Es un blog sin pretensiones en el que me desnudo con opiniones sinceras que no siempre gustan a todos. Alabo la campaña de la DGT sobre las distracciones reconociendo que he conducido con copas, aplaudo la visita del Papa a España siendo ateo -pues creo que es una jugada impecable para la imagen de nuestro país-, o critico el egocentrismo y las ganas de exhibirnos que a veces tenemos quienes nos movemos en las redes sociales. En resumen, intento ser divulgativo y que la gente que dedica su tiempo a leer el blog lo pase bien y se ría.

¿Cuáles son las claves de la comunicación en este mundo globalizado?

La comunicación está cada vez en más manos, en más pequeñas voces que van mermando la influencia de los grandes emisores (medios, políticos, empresas…). Vamos a un mundo en el que el tiempo real y la persona son el centro; en donde un ciudadano con un mensaje interesante puede llegar a todo el planeta en segundos; en el que los poderosos se verán cada vez más forzados a la transparencia por iniciativas como WikiLeaks, que representa el grito de unos ciudadanos que ya no aceptamos sumisos a los malos gobernantes sino que queremos formar parte de la solución y obligarles a rendirnos cuentas cada día en vez de cada 4 años.

¿Toda la comunicación pasa hoy por el 2.0?

En absoluto: los medios tradicionales van perdiendo poder pero siguen siendo los más influyente, pues los nuevos medios sociales aún tienen que consolidarse del todo. Ya somos 27 millones de internautas en España, pero hasta los más activos seguimos yendo a las webs de los grandes medios o a las televisiones y radios para informarnos. Es muy importante cuidar el nuevo entorno 2.0 y conversar, trazar estrategias de comunicación que lo incluyan con vocación real de escuchar a las personas, que son los protagonistas de la comunicación y lo serán cada vez más. Pero diarios, televisiones y radios son y serán poderosos durante mucho tiempo, por más que algunos quieran hacer creer que el 2.0 gobierna el mundo. Hoy, los medios tradicionales siguen teniendo mejor acceso al poder y a las fuentes de información, que prefieren filtrarle una noticia a ABC o «El País» que a Lainformacion.com. Pero la Web 2.0 se ha erigido ya en un árbitro y en un garante de transparencia que cada vez nos hará más poderosos a todos los ciudadanos.

¿Qué aporta el blog a la comunicación? ¿y las redes sociales?

El blog es una herramienta revolucionaria porque representa como ninguna la independencia y nos sirve a autores y lectores para subrayar las faltas de los medios tradicionales. Son los blogs los que denuncian situaciones que los medios no se atreven a denunciar. En los blogs se encuentran visiones brillantes de la realidad de autores que no temen que les quiten la publicidad de tal institución o de tal gobierno si emiten una información u opinión que pueda resultar incómoda. Las redes sociales, igualmente, son otro mar de ideas innovadoras, aprendizaje puro; un lugar en el que se demuestra que la inteligencia de muchos unida es siempre mayor que la de una sola persona. La blogosfera o Twitter son capaces de cambiarle el paso a un gobierno o de hacer que un medio rectifique un enfoque.

Una de las críticas que se suele hacer al mundo 2.0 es que es muy endogámico y poco autocrítico, ¿compartes esta valoración?

Sí, en cierto sentido lo es. Nuestro principal pecado es pensar que quienes pasamos el día conectados a la web social somos el todo, cuando seguimos siendo una pequeña parte. Siempre digo que Twitter es un pueblo; influyente, pero pueblo. En Estados Unidos es proporcionalmente mucho mayor, pero en España dices Twitter y te contestan: ¿de qué sabor lo quieres?. Ahora, también es cierto que los habitantes 2.0 tenemos una profunda conciencia social y luchamos más que nadie por defender libertades, como la campaña que hacemos por una red neutral o la constante reinvindicación para que nuestros políticos dejen de aceptar presiones vergonzosas de lobbies como la SGAE o las operadoras telefónicas. El mundo 2.0 tiende al ombliguismo a veces, pero alberga una inmensa generosidad y mucha capacidad de innovar y renovar la sociedad.

¿Cómo han cambiado los blogs en los últimos años? ¿Qué influencia han tenido en esa evolución los medios sociales?

Los blogs han ido creciendo en número y en influencia, dejando de ser lugares de frikis para entrar en la agenda mental de muchísimas personas. Hoy hay blogs de casi cualquier cosa, y en ellos se respira aire más fresco que en ningún sitio. Es bonito que el 90% de los blogueros no vivimos directamente de escribir en nuestros blogs, lo que hace que compartamos opiniones auténticas que conectan muy bien con los lectores. Y los medios sociales en su conjunto son un motor de esos blogs, una fuente de lectores que vivimos muy pendientes de bucear en los mundos especializados de cada autor. Los blogs son pequeñas islitas que se unen gracias a los barcos que son los medios sociales, que te permiten cruzar del blog de fotografía de Óscar Velázquez al de tecnología de Enrique Dans o al blog de ciencia Amazings. Nunca fue tan fácil y placentero viajar por la blogosfera. Y así, sin pagar un euro.