Visa presenta un nuevo sistema de pago por móvil de cara a los Juegos Olímpicos de Londres

Pagar el billete de autobús o realizar pequeñas compras en los aledaños de la Villa Olímpica será posible

Barcelona Actualizado:

Visa ha desplegado en el Mobile World Congress de Barcelona todo su catálogo de aplicaciones y dispositivos equipados con sistema NFC (Near Field Communication) que vivirán el próximo verano en los Juegos Olímpicos de Londres su gran prueba de fuego.

El vicepresidente de pago con móvil de Visa Europa, Andrea Fiorentino, ha recibido a un reducido grupo de medios para explicar cómo potenciarán el desembarco de los pagos mediante NFC en el Reino Unido gracias a un acuerdo sellado en este país con el banco Lloyds y la operadora O2.

Pagar el billete de autobús (en el metro no se podrá hacer porque el sistema de pago del suburbano londinense se cobra por zonas a la salida) o realizar pequeñas compras en los aledaños de la Villa Olímpica será posible durante los próximos Juegos Olímpicos con tan solo pasar el móvil por encima de los puntos de venta preparados.

Para Fiorentino, la tecnología estaba preparada «desde hace mucho tiempo» para realizar este tipo de pagos, sin embargo, hasta ahora «ha existido un problema de comunicación entre operadoras y entidades bancarias» a la hora de ponerse de acuerdo para ofrecer estos servicios, que poco a poco se van materializando.

Realizar pequeñas compras en los aledaños de la Villa Olímpica será posible durante los próximos JJ.OO.

Una de las novedades que Visa presenta en este MWC es una aplicación de pagos P2P (de persona a persona) que permite enviar dinero a otro usuario con tan solo conocer su número de teléfono. Con este sistema, el dinero «se descarga» de una a otra tarjeta y se puede detallar el concepto de la transacción, que aún no se sabe si llevará aparejada algún tipo de comisión bancaria.

El primer día de la feria, Visa y Vodafone anunciaban un acuerdo de colaboración para ofrecer sistemas de pago que Fiorentino ha descrito como una Wallet (cartera) y de cuya tecnología se ha encargado el fabricante de sistemas de pago para certificar su seguridad.

Para transacciones de más de 20 euros se solicitará al usuario la introducción de un código de uso para esa aplicación, que es diferente del PIN de la tarjeta y que, por lo tanto, se podrá combinar en el futuro con sistemas de reconocimiento de iris y otras herramientas que aporten una mayor seguridad.

Quienes sean propensos a perder el móvil no deben preocuparse: bastará con avisar de la pérdida al banco o al operador para que se cancelen las futuras transacciones. «Es más fácil que la gente entre a una tienda Vodafone que a un banco», ha explicado Fiorentino sobre el cambio de escenario que está viviendo la industria de los sistemas de pago.