«Le Soir» ataca la privacidad de Google fotografiando sus instalaciones secretas en Bélgica
El mapa de Google publicado por «Le Soir», con las fotografías de las instaciones de la compañía

«Le Soir» ataca la privacidad de Google fotografiando sus instalaciones secretas en Bélgica

El edificio, que alberga miles de servidores, no aparece en las imágenes de satélite de Google Earth o en los fotogramas de Street view

enrique serbeto
corresponsal en bruselas Actualizado:

La prensa belga editada en francés y el gigante Google mantienen un pulso muy particular. Si en julio pasado fue Google el que decidió borrar a los diarios belgas de sus buscadores en represalia por haber sido atacado en justicia, ahora es el diario bruselense «Le Soir» el que ha querido contraatacar publicando fotos aéreas de las instalaciones del gigante informático en Bélgica, que la compañía norteamericana mantiene en el más absoluto secreto.

El celo de Google a la hora de proteger sus instalaciones en la pequeña localidad belga de Sain-Ghislain, cerca de Mons, es tal que los contornos del edificio que alberga miles de servidores han sido borrados de las fotografías de satélite de Google Earth o de los fotogramas de Street view, que por cierto acaba de ser puesto en marcha en Bélgica. «Esto es lo que Google no quiere enseñarles» titula «Le Soir» su reportaje sobre las fotografías tomadas desde un helicóptero sobre uno de los principales edificios en Europa de la empresa californiana. El centro de protección de datos belga ha recibido miles de quejas de ciudadanos que se reconocen en las fotografías de Google o de empresas que consideran que se han puesto en peligro secretos vitales para su funcionamiento. Sin embargo, Google ha hecho desaparecer completamente sus propias instalaciones, a las que está prohibido entrar incluso desde la época de su construcción.

La polémica sobre la utilización de los materiales de la prensa belga francófona fue resuelto de forma amistosa, pero «Le Soir» parece empeñado en seguir su particular pulso. Por si acaso, el reportaje termina diciendo que si Google tiene algo que decir «puede dirigirse a la edición electrónica del diario y pulsar la opción "señalar un problema"». Por si acaso, no se empeñen en buscar en Google las imágenes de «Le Soir» porque tampoco encontrarán ni siquiera la noticia.