La mayoría de las lenguas europeas, en peligro de la extinción digital
El catlán, está también en el riesgo de extinción digital - inés baucells

La mayoría de las lenguas europeas, en peligro de la extinción digital

Un estudio de la Universidad de Manchester y de la agrupación Meta-net, señala que el islandés, letón, lituano o maltés son los que tienen mayor probabilidades de desaparecer

madrid Actualizado:

El soporte digital para 21 de 30 lenguas europeas es «inexistente» o «débil» y por lo tanto están en peligro de extinción, según un estudio presentado por investigadores de la Universidad de Manchester.

El informe coincide con la celebración del Día Europeo de la las Lenguas, que busca reconocer la importancia de «fomentar y desarrollar el rico patrimonio lingüístico y cultural», del continente, según apunta la nota de prensa del equipo investigador.

Todo el proyecto está a cargo de Meta-Net, una red europea de 60 centros en 34 países, que según explica en su página web, se dedica a crear las bases tecnológicas «para una sociedad europea de la información multilingüe». Entre estos centros se encuentra el Centro Nacional de minería de textos de la Universidad de Manchester, (NaCTeM, por sus siglas en inglés). Su veredicto es contundente: las lenguas habladas por un número reducido de europeos podrían desaparecer en el entorno digital.

Español, con apoyo moderado

El islandés, el letón, lituano o maltés son los idiomas que se encuentran en mayor riesgo de desaparecer, aunque otros como el búlgaro, griego, el polaco y el húngaro, también van por el camino de la extinción. En total son 21 de las 30 lenguas oficiales europeas que no tendrán vida en el mundo digital.

Para determinar el nivel del riego, 200 expertos evaluaron la tecnología de soporte digital en cada idioma en cuatro categorías diferentes: traducción automática, interacción del habla, análisis de textos y disponibilidad de recursos lingüísticos. Los expertos puntuaron a cada lengua y, precisamente el islandés, letón, lituano y maltés, recibieron las notas más bajas en los cuatro renglones.

El vasco y el catalán se encuentran en el grupo de alto riesgo

En inglés, por otro lado es el «idioma con mejor tecnología entre todas las lenguas europeas», señala la nota de prensa oficial, sin embargo, acotan que esta lengua no puede seguir siendo calificada como con «excelente apoyo» sino con «buen apoyo», dijeron investigadores de la Universidad de Manchester que trabajan en la elaboración del Libro Blanco para el Inglés. Toda la investigación se ha documentado en 30 volúmenes en la serie de Libros Blancos de Meta-Net.

Le siguen en la categoría de «apoyo moderado» el español acompañado por el holandés, francés, alemán e italiano. Y lenguas, también propias de regiones españolas como el vasco (euskera) y el catalán tienen una exposición catalogada de «apoyo fragmentario». En este grupo también están el búlgaro, húngaro, griego y polaco, por lo que son clasificados como lenguas en alto riesgo.

Poca visibilidad en software de lenguas

Los programas tecnológicos de idiomas se utilizan para procesar lenguas, tanto habladas y escritas. Ejemplos de estos son los correctores ortográficos y de gramática automáticos, asistentes personales interactivos en portátiles o smartphones como el Siri, en el caso de los iPhone de Apple. También se tomaron en cuenta los sistema de diálogo de móviles, motores de búsqueda inteligentes y sistemas de traducción.

La falta de disponibilidad de estos software o programas en todas las lenguas, es síntoma, según estos investigadores, de su alto riesgo de desaparición y consideran que «no se han tomado medidas drásticas y no serán capaces de sobrevivir en el mundo digital de hoy», reza el comunicado oficial.

Los software no pueden trabajar con pocos datos de lenguas poco habladas

Señalan que estos sistemas de tecnología de las lenguas se basan «fundamentalmente en métodos estadísticos que requieren cantidades muy grandes de datos escritos y hablados», y que según apuntan, son muy difíciles de adquirir cuando se trata de idiomas en manos de muy pocos hablantes.

El informe concluye que se debe realizar un enfoque coordinado a gran escala en Europa para transferir esta tecnología a los idiomas que se enfrentan a la extinción digital. «La tecnología del lenguaje ya nos hace la vida más fácil y tiene un enorme potencial para ayudarnos de muchas maneras diferentes. Dado que la información y comunicación digital son cada vez más dominantes, es vital que el apoyo de esta sofisticada tecnología del lenguaje esté disponible para un mayor número de idiomas, de lo contrario la colaboración con nuestros vecinos europeos será más difícil», señala Sophia Ananiadou, directora de NaCTeM, quien recalcó que en Reino Unido, la mayoría de los ciudadanos utiliza la tecnología del lenguaje sin «siquiera darse cuenta».

«Los resultados de nuestro estudio son muy alarmantes La mayoría de las lenguas europeas están en bajos recursos y algunas están casi completamente descuidadas», sentenció Hans Uszkoreit, coordinador de Meta-Net.