Google y la «pesadilla Street View»
Imagen de Oberstaufen, Alemania, a través de Google Street View - Reuters

Google y la «pesadilla Street View»

Google ha anunciado oficialmente que arroja la toalla de Street View en Alemania. No tomará más fotos, cansado de pleitear y responder a las críticas

j.F. alonso
madrid Actualizado:

Google ha anunciado oficialmente que abandona Alemania. No tomará más imágenes para este servicio que tantos dolores de cabeza le está provocando en Europa. "No tenemos planes de tomar nuevas fotografías de Street View en Alemania -afirma un portavoz oficial-. Nuestra prioridad es utilizar nuestros coches para recoger datos como nombres de calles y señales de tráfico para mejorar nuestros mapas. Por supuesto, los usuarios seguirán teniendo acceso a imágenes de las veinte ciudades alemanas que ya están fotografiadas".

La "rebelión" alemana ha torturado a los directivos de Google desde que sus coches se lanzaron a fotografiar las calles del país para poner en marcha Street View, esa increíble aplicación en la que todos hemos buscado alguna vez la fachada de nuestra casa. Tras su paso por los tribunales, el acuerdo fue que cualquier ciudadano alemán podía exigir a la multinacional que retirara su coche o su casa del sistema. Reclamaron unos 250.000 ciudadanos, apenas un 3 por ciento de la población afectada. Incluso Angela Merkel dijo que no le importaba que apareciera su casa.

Y sin embargo, la batalla continuó. Las autoridades advirtieron, por ejemplo, que Google podría ser demandada por transgredir los estándares de protección de datos. Ahora, la compañía de Mountain View dice que no va más, que no tomará más imágenes.

Los problemas con Street View se han extendido por toda Europa. Hace unos días, un tribunal francés impuso una multa de 100.000 euros al buscador por recolectar datos de forma ilegal con sus coches y bicicletas.

Y, en Suiza, el conflicto va aún más lejos. El Tribunal Federal Administrativo (TFA) suizo falló también hace unos días que Google debe garantizar el anonimato en su servicio, difuminando las caras y matrículas captadas en Suiza. El comisario federal de Protección de Datos e Información (FDPIC), Hanspeter Thuer, cree que hay que preservar antes la intimidad que la innovación. Google recurrirá, pero si la sentencia fuera firme, sería imposible tratar manualmente cada imagen tomada y subida automáticamente a la web.

En España, como en otros países, el problema con Street View viene por haber captado "accidentalmente" información privada de usuarios de redes Wi-Fi abiertas durante la toma de datos para Street View. Google se ha comprometido a borrarlos todos, en cuanto el tribunal correspondiente cierre el caso.

A final del año pasado, Alma Whitten, responsable mundial de privacidad de la compañía, reconoció a ABC que "la gestión de la privacidad de Street View y Buzz" había sido un error.