Einstein en la feria en 1930
Einstein en la feria en 1930 - IFA
IFA Berlín 2019

Desde la televisión hasta el Compact Disc, grandes hitos de la feria tecnológica más importante de Europa

El IFA de Berlín ha sido el escenario escogido para la presentación de algunos de los dispositivos más significativos de siempre

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

95 años dan para mucho, especialmente si hablamos de tecnología. Cuando IFA, la feria tecnológica más prestigiosa de Europa, abrió sus puertas por primera en diciembre de 1924, el mundo tenía muy poco que ver con el actual. España, por ejemplo, se hallaba inmersa en una dictadura, la de Primo de Rivera, de la que se habla poco y de la que se recuerda todavía menos, Europa se lamía las heridas de la Primera Guerra Mundial, la economía estadounidense crecía a pasos agigantados y la Unión Soviética continuaba bajo el mandato de Lenin, al que tan solo le quedaba un mes de vida.

En esa primera edición de IFA, que el 6 de septiembre vuelve a abrir sus puertas 95 años después, la protagonista fue la radio. No en balde, se trataba del medio de comunicación de masas más novedoso. Al menos, hasta la llegada de la televisión, que no se hizo esperar demasiado. En 1928 la caja tonta se convirtió en la gran novedad, aunque todavía quedaban años (décadas) para que su uso se generalizase. El lema que escogieron para promocionarla durante el evento fue: «más grande, más ancho, más nítido».

Queda claro que corrían buenos tiempos para la tecnología, cosa que demuestra, además de la llegada de la tele, el que la feria germana acogiese en estas primeras ediciones a más de 100.000 personas. Incluso Albert Einstein llegó a asistir en 1930. «En lo que respecta a la radio, tiene una función única que desempeñar en el espíritu de reconciliación», expresó el científico durante el discurso que dio para la ocasión.

Segunda Guerra Mundial

Sin embargo, el partido nazi, que llegó al poder al poco tiempo, no estaba demasiado de acuerdo con el «espíritu de reconciliación» de Einstein. Como con tantas otras cosas. Eso no fue óbice para que en la edición de 1937 se presentase en IFA el primer sistema de televisión en color. Sin embargo, dos años después, con la llegada de la II Guerra Mundial que azotó Europa entre 1939 y 1945, la feria dejó de celebrarse.

Cuando volvió a abrir sus puertas corría 1950 y la Guerra Fría daba sus primeros coletazos. El evento comenzó a celebrarse en otras ciudades, como Dusseldorf o Frankfurt, aunque terminó regresando poco después a la ciudad que lo vio nacer. En 1963, ya de vuelta en Berlín, los asistentes pudieron observar un nuevo y rompedor avance: la grabadora. En la década siguiente, en concreto en el IFA de 1975, se mostró al mundo el teletexto, un sistema que quizá haya quedado algo obsoleto en estos tiempos de internet y veloces conexiones inalámbrica, en los que toda la información parece estar a un solo click de distancia. Sin embargo, en esa época supuso algo completamente revolucionario.

El CD y la hiperconectividad

En 1981 hizo su entrada en escena el Compact Disc. Aunque a las cintas de cassette todavía les quedaba mucho camino por delante, en IFA ya se comenzaba a mostrar lo que el futuro le depararía al mundo de la música y los videojuegos. Un nuevo formato que, a pesar del paso del tiempo y de la llegada del blue-ray, sigue permaneciendo vigente. Tan solo un año después de su presentación en la feria berlinesa, el disco compacto comenzó a comercializarse en Japón .

La edición de 1983 fue una de las más importantes de la historia de la feria. IFA fue el evento escogido para la demostración de la primera videoconferencia de la historia. Muchos (muchísimos) años antes de que Skype comenzase a poner en contacto a usuarios de todos los rincones del mundo.

En la década de los noventa, la gran novedad era el teléfono móvil. Y una de las compañías más importantes era Nokia. La tecnológica finlandesa presentó su 1011 en la edición de 1993. Un terminal que estaba muy lejos de los actuales «smartphone», pero que fue determinante para que, para bien o para mal, nos convirtiésemos en una sociedad hiperconectada.

Con la llegada del siglo XXI, IFA continuó siendo testigo del irrefrenable avance de la tecnología. Un desarrollo que ha arrastrado consigo a los usuarios. Durante los últimos años, por la feria han circulado tabletas, coches eléctricos, ordenadores y televisores inteligentes. Para esta nueva edición se espera con ganas la presentación de los nuevos «smartphones» de LG, el K40S y el K50S, el terminal flexible de Samsung, el Galaxy Fold, y las «smartTV» con resolución 8K. Gadgets que tratarán de poner su granito de arena para que el mundo, y nosotros con él, siga cambiando.