España, un país «moderado» en innovación

Es el segundo país de la UE que más ha retrocedido en I+D desde el inicio de la crisis, solo por detrás de Rumanía.

Actualizado:

España se sitúa por debajo de la media europea por sus resultados en innovación, según el Marcador Europeo de la Innovación 2015 que elabora la Comisión Europea. Nuestro país ha caído hasta el puesto 19 entre los 28 Estados miembros -dos escalones menos que el año pasado- en el ranking de países innovadores de la UE, lo que le sitúa ahora por detrás de Portugal y Malta.

Además, es el segundo Estado miembro que más ha retrocedido en innovación desde el inicio de la crisis (-0,4% anual entre 2007-2014), según el estudio. Dinamarca, Finlandia, Alemania y Suecia son los "líderes" de la innovación, seguidos de Austria, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Holanda, Eslovenia y Reino Unido.

España está entre los "innovadores moderados", junto con Italia, Portugal, Grecia, Croacia, Chipre, la República Checa, Estonia, Hungría, Lituania, Malta, Polonia y Eslovaquia. En el grupo más rezagado se encuentran Bulgaria, Letonia y Rumanía, que registra unos resultados más "modestos", con niveles de innovación muy inferiores a la media europea.

Según el estudio, en España "los resultados en materia de innovación estaban mejorando de forma sostenida hasta 2012, a partir de ese momento el índice de innovación ha ido cayendo. Para 2014 los resultados están en un nivel significativamente inferior al de 2007". El informe añade que, junto con Rumanía, España es el único país con tal caída en los resultados. "La brecha del país respecto a la UE ha ido aumentando con el tiempo", explican desde la Comisión Europea.

De hecho, España está por debajo de la media de la UE en casi todos los indicadores que se utilizan para elaborar este ranking. Solo despunta en cuatro de un total de veinticinco: publicaciones científicas, marcas comunitarias, comercialización de productos nuevos y tasa de población con educación universitaria. La escasa inversión privada en I+D o los escasos ingresos por la venta de patentes en el extranjero son, según el informe, algunos de los principales escollos para España en materia de innovación.