Consulta en el hospital Vall d'Hebron, con el que colabora la Fundación Vodafone España
Consulta en el hospital Vall d'Hebron, con el que colabora la Fundación Vodafone España - ABC

La Fundación Vodafone colabora para ayudar a los pacientes que han sufrido un ictus

Junto al hospital Vall d'Hebron, la Fundación Vodafone permitirá monitorizar a las víctimas de un ictus sin que se muevan de su casa

Actualizado:

El Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR), con la colaboración de la Fundación Vodafone España, ha desarrollado un nuevo sistema que permite a las personas que han sufrido un ictus hacer los ejercicios de rehabilitación motora en su casa bajo el control del equipo médico.

El sistema, que ya ha sido probado en 30 pacientes con discapacidad por ictus de todas las edades, se denomina Global Tele Rehabilitation System (GTRS).

Según ha informado el VHIR, tras un año y medio de pruebas la iniciativa ha concluido con excelentes resultados.

Se trata de un sistema informático ideado por la Fundación I2Cat que consiste en una serie de ejercicios personalizados en forma de juego que tienen que seguir los pacientes para mejor la movilidad de las zonas afectadas tras un ictus.

El sistema graba los ejercicios para facilitar el control de la evoluciones del tratamiento y permite realizar videoconferencias programadas para que médicos y pacientes puedan hablar sobre el proceso de rehabilitación.

El sistema consta de un ordenador con pantalla táctil, una consola y una conexión móvil de banda ancha para utilizar desde la casa de los usuarios.

Los treinta pacientes discapacitados por ictus que han probado el nuevo sistema han sido seguidos durante cuatro semanas por la Unidad de Terapia Ocupacional del Hospital de Día del Hospital Universitario Vall d'Hebron (HUVH) y por el equipo de rehabilitación.

El estudio que acaba de concluir, y cuyos resultados se presentarán en el próximo Congreso de la Sociedad Española de Neurología, ha demostrado que el uso en el domicilio del sistema GTRS durante cuatro semanas induce una mejoría en la funciones motoras de las extremidades superiores de los pacientes.

El doctor Marc Ribó, neurólogo de la Unidad de Ictus del HUGH, ha asegurado que el sistema es "un paso adelante, que facilita la rehabilitación y ahorra costes de tiempo y dinero para el paciente y para la salud pública".

Ahora el reto es que el sistema mejore también el funcionamiento de las extremidades inferiores, así como usarlo en otras discapacidades.

El próximo objetivo es que se puedan hacer los ejercicios desde cualquier equipo, un ordenador o tableta, para facilitar el acceso a la rehabilitación desde cualquier lugar, ha avanzado el VHIR.