ABC

Relojes

¿Por qué tu reloj debería tener segundero?

La importancia de la precisión a la hora de medir el tiempo

La elegancia de la precisión
ActualizadoBeatriz RoldánBeatriz Roldán ColaboradorSeguirLeer despuésCompartir
Enviar noticia por correo electrónico

Además de servir para tomar plena conciencia de lo que dura un minutos, para cronometrar los segundos que aguantas sin respirar bajo el agua, para tomarte el pulso, para cientos de cosas irritantes que se esfuman antes si las fragmentas en segundos –como contar hasta 10 antes de responder a una impertinencia- el segundero es más importante de lo que creías.

En 1770 el relojero inglés John Ellicott construyó el primer reloj con segundero, dándole al reloj (de bolsillo) una configuración cercana a la actual. Hasta aquel entonces solo era imprescindible conocer la hora, y después los minutos.

En la actualidad, los relojeros disponen de numerosas formas de indicar los segundos en una esfera. La más conocida es el segundero de gran tamaño con una aguja central que da la vuelta a la esfera en un minuto.

Segundero central

Reloj Oris Aqu8is Clean Ocean
Reloj Oris Aqu8is Clean Ocean

Oris Aquis Clean Ocean es un reloj realizado en colaboración con la organización Pacific Garbage Screening, pionera en conservación de océanos que convierte el plástico en energía. Una versión del reloj de buceo de alto rendimiento Aquis, hermético hasta 300 metros y con una esfera azul degradado y bisel giratorio unidireccional con inserción cerámica aguamarina, que simboliza la belleza y la importancia del agua. El segundero central barre la esfera con elegancia.

Esta modalidad de indicación es seguida de cerca por el pequeño segundero, que indica los segundos en una esfera auxiliar situada normalmente a las 6 horas, aunque también puede aparecer en otras posiciones, como las 9 h o las 3 h e incluso en posiciones asimétricas.

Pequeño segundero a las 6

Reloj Baume & Merciert Classima Segundero Pequeño
Reloj Baume & Merciert Classima Segundero Pequeño

En combinación con la indicación de la fecha mediante una ventanilla, el segundero pequeño anima con distinción la esfera de este modelo Classima, tan elegante como sobrio. En caja de acero y correa de piel negra.

Pequeño segundero a las 4

Reloj 1815 UP / DOWN de A. Lange & Söhne
Reloj 1815 UP / DOWN de A. Lange & Söhne

A. Lange & Söhne ha vuelto a presentar el modelo 1815 UP / DOWN con el característico indicador de reserva de marcha, para celebrar el 25 aniversario de su colaboración con la empresa de relojería y joyería alemana Wempe. El reloj, limitado a 25 ejemplares en oro blanco y 25 en oro rosa, está dotado de una distintiva esfera azul profundo. El pequeño segundero con parada de segundos se sitúa entre las 3 y las 5 horas.

Existe también el segundero fulminante, esto es, una aguja que, en una esfera especial, da una vuelta (o a veces 4 ó 5 saltos) por segundo.

El cronógrafo foudroyante, también conocido como segundero fulminante, se presenta en una subesfera en la que, por cada segundo transcurrido, la aguja realiza los saltos correspondientes a la frecuencia del movimiento. Esto permite medir los intervalos inferiores a un segundo de manera mucho más eficaz.

Segundero fulminante

Grand Complication de A. Lange Söhne
Grand Complication de A. Lange Söhne

Limitado a tan solo seis ejemplares, el Grand Complication de A. Lange & Söhne reúne las más exigentes complicaciones que la relojería de precisión, esto es, sonería con gran y pequeño carillón, repetición de los minutos, cronógrafo con ratrapante con totalizador de los minutos y segundero fulminante, así como un calendario perpetuo con indicación de las fases de la Luna. Todo ello en una caja de oro rojo de 50 mm

Cuando nos referimos a los segundos centrales de un reloj con cronógrafo, entonces lo correcto es hablar de trotadora.

Trotadora

Relojes Zenith El Primero A386 Revival
Relojes Zenith El Primero A386 Revival

A parte de su metal precioso (oro blanco, rosa y amarillo), esta trilogía aniversario, limitada a 50 ejemplares en cada uno de los oros, retoma fielmente los rasgos de El Primero de 1969: caja de 38 mm de diámetro, cristal abombado, contadores tricolores, taquímetro, forma de índices y agujas. Lo mismo que las astas y los pulsadores tipo seta, que se reproducen idénticos, gracias al procedimiento de “retro concepción”. La trotadora de este cronógrafo de excepción aparece en color rojo.

Pero ninguna complicación sintetiza el arte de la alta relojería como el segundero muerto, porque lo verdaderamente importante para un maestro relojero no es tanto qué es lo que indica un reloj sino el modo en cómo lo hace.

El llamado segundero muerto es el primer antepasado del cronógrafo. Su origen se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII. La medición de fracciones breves de tiempo con el barrido de la aguja segundera resultaba entonces sumamente difícil. A ojos de un no iniciado en relojería, parecerá que estamos ante un reloj de cuarzo, ya que la aguja del segundero avanza a saltos exactos de un segundo, y no con el barrido tradicional de un reloj mecánico.

Segundero muerto

Reloj Tourbillon Souverain Vertical de F.P. Journe
Reloj Tourbillon Souverain Vertical de F.P. Journe

Este año, la firma independiente F.P. Journe ha lanzado el modelo Tourbillon Souverain Vertical, que reúne tres grandes complicaciones: tourbillon, remontoir d’égalité y segundos muertos.

Hay disponibles dos variantes del Tourbillon Souverain Vertical, una en platino y otra en oro rojo 6N, pero ambas tienen la misma caja de 42 mm, el fondo de la esfera con guilloché Clous de Paris, con esfera de horas, minutos y segundos esmaltado.

Pero cuando incluso no se ven, los segundos importan, y mucho. De este modo, los segundos se expresan bien en una subesfera compartiendo protagonismo con una complicación, como la fase lunar, por ejemplo, o con el tourbillon e, incluso, se ocultan en el fondo de la caja.

Segundero oculto

Reloj Bovet Récilt 27
Reloj Bovet Récilt 27

La esfera calada del Bovet Récilt 27 desvela el magnífico entrelazado de las agujas, de los discos y del indicador de la fase lunar. Dando la vuelta al reloj se puede ver a través cristal zafiro del fondo permite admirar toda la superficie del movimiento.

El coleccionista no dejara de descubrir nuevos detalles que ilustran el virtuosismo desplegado en la decoración de cada componente. El fondo muestra los segundos mediante una esfera sectorial y la generosa reserva de marcha de 7 días, cuya energía proviene de un único barrilete.

Top Summum

  1. 1

    Así es la fabulosa mansión que Cristiano Ronaldo le vendió a su excompañero Pepe

  2. 2

    Los secretos del ceviche, el plato de moda del verano

  3. 3

    Así fue el entrenamiento de Brad Pitt para lucir figura en "Érase una vez en Hollywood"

  4. 4

    Los astronómicos sueldos del clan Kardashian por cada post en Instagram

  5. 5

    Los cuatro ejercicios que queman más calorías

  6. 6

    Búnkeres de lujo para disfrutar el apocalipsis

  7. 7

    ¿Es éste el mejor hotel de lujo de España?

  8. 8

    Cascais, bienestar completo allí donde termina Europa

  9. 9

    Camas que sí lo valen

  10. 10

    Todo lo que hay que hacer para aumentar la masa muscular

  1. 1

    Así es la fabulosa mansión que Cristiano Ronaldo le vendió a su excompañero Pepe

  2. 2

    Así fue el entrenamiento de Brad Pitt para lucir figura en "Érase una vez en Hollywood"

  3. 3

    El yate de 70.000 a la semana de Neymar

  4. 4

    La tabla de surf de 160.000 euros

  5. 5

    Los secretos del ceviche, el plato de moda del verano

  6. 6

    Camas que sí lo valen

  7. 7

    Cascais, bienestar completo allí donde termina Europa

  8. 8

    El estilo de los 10 deportistas mejor pagados del mundo

  9. 9

    Cajas fuertes de lujo para esconder tus tesoros más preciados

  10. 10

    El lujoso yate de 78,5 millones de euros de Ibiza, al detalle