óscar huertas

El «precio» de aparcar en la calle

Barcelona es la ciudad española que aplica las tarifas más altas por hora en la zona azul y verde, le siguen con diferencia Madrid, Pamplona, Sevilla y Bilbao

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Barcelona es la ciudad española que aplica las tarifas más altas al aparcamiento regulado para no residentes por cada hora de uso, tanto en zona azul como verde, con importes de 2,42 y 2,94 euros, respectivamente. Según el informe sobre "El Negocio de Automóvil para los Ayuntamientos", elaborado por la Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (ADECES), la media aplicada en 18 capitales de provincia, más la ciudad autónoma de Ceuta, es de 0,84 euros en zona azul y de 1,18 euros en zona verde.

De las ciudades analizadas, todas aplican la tarifa en zona azul y once (Palma de Mallorca, Sevilla, Granada, Madrid, Murcia, Barcelona, Valladolid, Oviedo, Salamanca, Bilbao y Logroño) la complementaria de zona verde.

Dentro del estudio de los precios de aparcamientos para no residente en zona azul durante una hora, Madrid aplica una tarifa máxima de 1,1 euros, lo mismo que Pamplona, Sevilla y Bilbao (1,09), que es el registro que sigue a los 2,42 euros de Barcelona.

La tarifa más baja por estos arbitrios municipales queda en 0,5 euros la hora y la ejecutan las ciudades de Ceuta, Murcia y Zaragoza. En cuanto a la zona verde, Madrid establece un precio de 2,1 euros en su tramo más alto, con lo que casi dobla la media nacional, y Bilbao también supera el euro y establece un cargo similar al de la zona azul. Por el contrario, Valladolid (0,3 euros), Murcia (0,5) y Oviedo Sevilla, Granada, y Salamanca (en el entorno de los 0,60 euros) son las referencias más bajas.

Tarjetas anuales

El coste de las tarjetas anuales de aparcamientos para residentes tiene fuertes variaciones, pues los 196,6 euros que se arbitran en Ceuta contrastan con 7,6 euros de Toledo. En este apartado, la tarifa media municipal se establece en 57,2 euros y la sobrepasan Granada (144,34 euros), Salamanca (135) y Sevilla (72,5). L

Las condiciones más óptimas para el usuario, aparte de Toledo, se fijan en Murcia (15,85 euros), Palma de Mallorca (24), Madrid (24,6), Santander (27) y Logroño (29). Los ayuntamientos de Zaragoza, Oviedo y Valencia no aplican este servicio a sus residentes, mientras Barcelona, que aplica una tarifa de 48 euros anuales, establece descuentos del 25% y del 50% para automovilistas sin sanciones ni deudas municipales pendientes durante un año.

Otro aspecto de la gestión del estacionamiento de vehículos por parte de los ayuntamientos es el coste de anulación de las denuncias, aunque en este caso, las tarifas más altas están acompasadas a los periodos de tiempo establecidos por los ayuntamientos para ejercer esta posibilidad.

Retirada de denuncias

El importe medio de la retirada de denuncias por sobrepasar el plazo de estacionamiento en zona azul entre los ayuntamientos analizados que la contemplan es de 4,44 euros, y en casi todos se da un plazo que oscila entre los treinta y los sesenta minutos. La tarifa más alta se da en Bilbao y Pamplona, con 12 y 11,65 euros, respectivamente, si bien la capital vizcaína aplica 0,45 euros por exceso de tiempo hasta media hora y los 12 aludidos como tiempo de anulación hasta 48 horas. En el caso de la capital navarra, el importe estándar es de 4 euros y la cifra de los 11,65 se da cuando se rebasa el doble del tiempo estipulado.

Las tarifas más baratas de anulaciones se dan en Zaragoza, con 2 euros, y en Granada, Madrid, Murcia, Toledo, Oviedo, y Logroño, en el entorno de los 3 euros. La única ciudad de las analizadas que no tiene esta posibilidad para los usuarios es La Coruña. ADECES establece como conclusión que "el automóvil es uno de los principales instrumentos recaudatorios de Ayuntamientos y Comunidades, ya que sobre él recaen los precios del estacionamiento regulado, el impuesto de vehículos y el recargo sobre las gasolinas que aplican algunas Comunidades (céntimo sanitario)". "El incremento de estos precios, tasas o impuestos en ciudades de distinto signo político demuestra que los debates sobre congelación o bajada de impuestos forman parte de la teoría más que de la realidad ciudadana", concluye esta asociación