salud

El lío de las vacunas, por comunidades

El año 2013 nos traerá la novedad de un calendario de vacunación infantil unificado para todo el territorio nacional. Hasta ahora había tantos como autonomías: un total de 19

LUCÍA PALACIOS
MADRID Actualizado:

Javier, de dos años, está vacunado contra la meningitis. María, de la misma edad, no se encuentra inmunizada contra esta enfermedad. ¿El porqué? Javier reside en Madrid, mientras que María vive en Logroño. ¿Es esta una razón poderosa para discriminar de esta manera, máxime cuando estamos tratando de algo tan preciado como la salud?

España, pese a preconizar la igualdad de todas las personas y unos mismos derechos, posee tantos calendarios vacunales diferentes como comunidades autónomas existen en el territorio nacional, a las que hay que sumar Ceuta y Melilla; es decir, un total de 19. Esto que hoy lamentablemente es una realidad parece que definitivamente va pronto a formar parte del pasado.

El Ministerio de Sanidad y las autonomías llegaron este miércoles a un pacto por el que se han comprometido a unificar un calendario para todo el país: se ha alcanzado un primer acuerdo sobre las edades y fechas en que se administrarán las vacunas infantiles, aunque no será hasta 2013 cuando se determine cuáles de ellas serán comunes para todas las comunidades. La Asociación Española de Pediatría (AEP) aconseja tomar como modelo el que sigue actualmente Madrid.

¿Cuáles son las diferencias que existen entre unas autonomías y otras? Básicamente afectan a cuatro tipo de vacunas:

- La vacuna del neumococo, indicada contra la meningitis, entre otras patologías. Los pediatras consideran que debe ser obligatoria y, por contra, solo Madrid y Galicia la suministran de manera gratuita. Cada dosis cuesta entre 40 y 50 euros y son un total de tres.

- La vacuna de la varicela, cuya primera dosis la AEP aconseja poner antes de los 12 meses y una segunda a los 2-3 años de edad. Solo Madrid, Navarra, Ceuta y Melilla cumplen, mientras el resto de autonomías la aplazan hasta la adolescencia. La razón, que se ahorran un montón de vacunas por el alto procentaje de niños (alrededor de un 80%) que ya se han inmunizado frente a esta patología por haberla pasado ya.

- La vacuna de la hepatitis A, que se suministra solo en Cataluña, a los adolescentes, y en Ceuta y Melilla, a los niños de dos años. Los médicos únicamente la recomiendan para los grupos de riesgo.

- La vacuna de la tuberculosis, que únicamente permanece vigente en el calendario del País Vasco.

- Por último, donde también existen divergencias es, al igual que pasa con la varicela, respecto a las edades fijadas: en nueve CC AA la vacuna antihepatitis B se administra a los 2, 4 y 6 meses de edad; en otras cuatro, a los 0, 1 y 6 meses y en el resto a los 0, 2 y 6 meses. Los niños de Cataluña, Melilla y País Vasco reciben la primera dosis de la triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis) a los doce meses y el resto a los 15 meses, mientras que la segunda dosis en cinco autonomías se administra a los 3 años, en otras tres a los 4 y en las demás a los 6 años. La vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH) se aplica a las niñas de once años en Madrid y La Rioja, a las de 13 años en Asturias, Ceuta, Navarra y País Vasco y a las de 14 años en el resto.

Y nos preguntamos: ¿Qué pasa cuando una familia se traslada a vivir de una región a otra? El follón que se organiza por una cosa que debería ser tan simple como la vacunación es tremendo. La única esperanza es que esto, en poco más de un año, no será un problema. La reivindicación: que a la hora de consensuar el calendario, Gobierno y CC AA se rijan estrictamente por criterios médicos y no económicos y, por tanto, escuchen las recomendaciones de los pediatras y se incluyan en todas las comunidades las dosis del neumococo y las de la varicela a edades tempranas. Y una última petición: incorporar la del rotavirus, que protege a los lactantes de las diarreas severas. Solo así podrá llegarse a erradicar definitivamente algunas enfermedades.