MÁLAGA

Hallan el cádaver del hombre que desapareció en la riada

Los investigadores están convencidos de que se trata del vecino de Pizarra arrastrado por la corriente durante las inundaciones

JUAN CANO
MÁLAGA Actualizado:

Doce días después de la tromba, el mar ha devuelto un cadáver que, según todos los indicios, corresponde al del vecino de Pizarra que desapareció tras ser arrastrado por la riada. El hombre, de unos 60 años y natural de Cártama, se convertiría en la tercera víctima mortal del temporal en la provincia. El cuerpo fue localizado ayer por la mañana en el mar, a unos 800 metros de la costa, entre los municipios de Benalmádena y Fuengirola. Los marineros de un remolcador lo avistaron flotando en el agua y dieron la voz de alarma al Servicio Marítimo de la Guardia Civil, que envió una patrullera para comprobar el aviso.

Los agentes rescataron el cadáver y lo trasladaron al puerto de Fuengirola, que era el más cercano. La embarcación de la Benemérita arribó al muelle sobre las 12.30 horas. En tierra firme esperaban especialistas de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil, que se han hecho cargo de la investigación para identificar a la víctima así como determinar la causa de la muerte.

Pese al avanzado estado de descomposición del cuerpo, los primeros indicios ya sugerían que se trataba del hombre que fue arrastrado por la riada en Pizarra durante las inundaciones. Al parecer, aún conservaba prendas de ropa que coincidirían con las del desaparecido y, además, tenía tierra en los bolsillos. Los agentes tomaron las huellas dactilares al cadáver para realizar la necrorreseña y determinar así su identidad. Las fuentes consultadas apuntaron que ya habría sido reconocido por algún familiar del desaparecido, aunque debido al deterioro que presenta el cuerpo se está a la espera de la autopsia, que se llevará a cabo hoy, para obtener una confirmación definitiva.

La investigación

Los investigadores, no obstante, están convencidos de que se trata del vecino de Pizarra. El hombre estaba trabajando como vigilante en una finca que sufrió la inundación y, según declaró una testigo, desapareció después de que el agua arrancara una chapa de metal donde se había subido para intentar salvar la vida. Desde entonces, efectivos de la Guardia Civil y del Consorcio Provincial de Bomberos (CPB) han peinado tanto el litoral malagueño como la cuenca del Guadalhorce, fijando el epicentro de la búsqueda en la desembocadura.

Submarinistas del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Benemérita rastrearon las zonas a las que, según los cálculos de corrientes y mareas, podía haber sido arrastrado el cuerpo. Aparte del desaparecido en Pizarra, el temporal se llevó por delante las vidas de dos personas en la provincia. El 28 de septiembre, una mujer de 85 años murió ahogada en su casa, en Álora. Al día siguiente, se halló el cadáver de la segunda víctima, un vecino de Archidona de 80 años.