alerta sanitaria

El Gobierno estudia pedir indemnizaciones a la UE por la crisis de los pepinos

España exige a Alemania que «acelere la investigación» sobre el origen del brote de la bacteria 'escherichia coli'

REDACCIÓN/AGENCIAS
MADRID Actualizado:

El Gobierno estudia solicitar a la UE algún tipo de indemnización por las acusaciones "precipitadas y sin fundamento", vertidas tras el brote de bacteria intestinal 'E. Coli' que ha dejado por el momento 14 muertos en Alemania, y del que las autoridades alemanas culparon inicialmente a una partida de pepinos españoles. El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha explicado que el Gobierno sopesa demandar responsabilidades para compensar los perjuicios por el bloqueo a los pepinos y otras hortalizas españolas en Alemania, Austria y otros estados miembro de la Unión Europea.

López Garrido ha insistido en que estas medidas "no están justificadas en base al derecho europeo" porque no hay pruebas de que el origen del brote infeccioso de la bacteria 'E. coli' que afecta a Alemania esté en España y ha calificado dichas medidas de "desproporcionadas". El secretario de Estado para la UE ha señalado asimismo que corresponde a las empresas "afectadas económicamente" tomar la "iniciativa" de entablar procedimientos de responsabilidad civil y ha destacado que "no se puede atribuir a España el origen de esa enfermedad. No hay ninguna prueba al respecto y por eso vamos a exigir responsabilidades de quienes han atribuido a España este asunto".

Así, ha reclamado a Berlín que "haga los análisis correspondientes lo antes posible para establecer cuál es el origen de esas enfermedades". "Nosotros le hemos dicho a la Comisión, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y la propia Alemania que trabajen a fondo para conocer exactamente cuál es el origen y una vez que se sepa eso podremos actuar", ha señalado.

Pérdidas millonarias

También la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Rosa Aguilar, ha anunciado que solicitará a la UE ayudas para el sector hortofrutícola, cuyos daños ascienden, según los productores, a 200 millones de euros. Tras reunirse en Madrid con representantes de las Cooperativas Agro-alimentarias, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y la Federación Española de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), la ministra ha anunciado que creará una comisión de seguimiento de la crisis.

Aguilar ha señalado además que España "no consentirá que se siga haciendo daño gratuitamente al sector", y que "en 48 horas" se conocerán los resultados de los análisis en nuestro país. "En este momento quien tiene que poner encima de la mesa los resultados y conclusiones inmediatas es Alemania, que miren lo que ha ocurrido con los productos que llegaron de España y que no distraigan la atención", ha afirmado Aguilar, para asegurar que entiende que el problema no está en el origen, como ha puesto de manifiesto también la Comisión Europea, y que el Gobierno no va a consentir que se siga haciendo "daño gratuito al sector español".

Los productores, indignados

Tas la intervención de la ministra, los productores hortofrutícolas han asegurado que podrán demostrar en "pocos días" que los pepinos españoles no son los causantes de la crisis. El director general de la Federación Española de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), José María Pozancos, ha precisado que los daños alcanzarán los 200 millones de euros semanales y advierte de un posible "efecto cascada" para los almacenes hortofrutícolas. Pozancos ha apuntado que España es el primer exportador mundial de pepino y de frutas y hortalizas, y que cumple todos los protocolos de calidad, por lo que Alemania debe rectificar sus acusaciones y compensar por los daños materiales, a la imagen española y a la credibilidad.

También el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, Fernando Marcén, ha calificado de "gravísimo, preocupante y enormemente injusto" el incidente para España, que produce "los mejores alimentos del mundo" y cuyos controles de calidad son "difícilmente superables", mientras que el presidente de Asaja, Pedro Barato, ha apuntado que el sector está "indignado" por las acusaciones "sin pruebas" de Alemania, más aún cuando no hay problemas con los pepinos consumidos en España ni en otros países, y exige a las autoridades del país que "clarifique" cuanto antes lo sucedido.

Por su parte, el director de los Servicios Técnicos de COAG, José Luis Miguel, ha asegurado que Alemania carece de "argumentos sólidos" para acusar a España, por lo que ha reclamado "responsabilidades" a Alemania por los perjuicios ocasionados, mientras que la vicesecretaria general de UPA, Montserrat Cortiñas, se ha mostrado "convencida" de que el brote infeccioso no se ha generado en el sector hortofrutícola español, y ha pedido a los consumidores que sigan confiando en estos productos.