El Papa se declara «peregrino» a su llegada a Santiago

Los Príncipes reciben a Benedicto XVI en el aeropuerto

santiago de compostela Actualizado:

El saludo alegre de un grupo de jóvenes y la amabilidad de los Príncipes de Asturias dieron calor humano a la ceremonia de llegada del Papa a Santiago en medio de las nieblas matinales que dominaban el aeropuerto. Benedicto XVI respondió a las palabras de bienvenida de Don Felipe con un discurso en el que se declaraba peregrino “siguiendo la hilera de hombres y mujeres que, a lo largo de los siglos han llegado a Compostela” creando “una vía de cultura, de oración, de misericordia” de modo que “España y Europa fueron desarrollando una fisonomía espiritual marcada de modo indeleble por el Evangelio”.

El Príncipe había agradecido minutos antes la visita del Pontífice a España. «Los españoles nos sentimos muy honrados», dijo, recordando cómo en mayo recorrió junto a Doña Letizia uno de los tramos del Camino de Santiago, que calificó de «itinerario espiritual, de encuentro y de diálogo». «El Camino se ha convertido un símbolo de concordia, fraternidad y solidaridad», ha señalado el Príncipe de Asturias, quien ha destacado el «enorme aprecio» por el «compromiso» del Pontífice «con la paz, la libertad y la dignidad del ser humano».

Desde el aeropuerto de Lavacolla, el Papa se dirigía a toda Europa para pedirle que, además de las necesidades materiales, cuide también “las morales y sociales, las espirituales y religiosas, porque todas ellas son exigencias morales del único hombre y solo así se trabaja eficaz, integra y fecundamente por su bien”.

El Santo Padre recorrió en el “papamóvil” los diez kilómetros de distancia hasta la catedral, saludando por el camino a millares de fieles que le vitoreaban y le aplaudían. Cuando por fin llegó al centro histórico estaba muy emocionado, y se conmovió aun más al ponerse la esclavina de peregrino, entrar en la catedral y encontrarse con un afecto desbordante.