El Papa impone el birrete a Estepa y a otros 23 cardenales

Benedicto XVI ha nombrado ya 50 de los cardenales electores en el próximo Cónclave

CORRESPONSAL EN EL VATICANO Actualizado:

Con una sonrisa y un gesto de afecto para cada uno de ellos, el Papa impuso ayer el birrete color púrpura a veinticuatro nuevos cardenales de la Iglesia católica, entre los que se cuentan veinte cardenales electores de edad inferior a 80 años y otros cuatro octogenarios entre los que figura el español José Manuel Estepa, arzobispo emérito castrense, de 84 años. El nuevo purpurado español fue ayudado ligeramente a levantarse después de estar arrodillado ante el Papa mientras recibía el birrete rojo y el diploma que le acredita como cardenal titular de la moderna parroquia de San Gabriel Arcángel en Acqua Traversa, al norte de Roma.

La delegación oficial española, presidida por José Bono, incluía también a Ramón Jáuregui, ministro de la Presidencia, y a Jesús Estrella Martínez, alcalde de Andújar (Jaén), localidad natal de monseñor Estepa. Al término de la jornada, el embajador de España cerca de la Santa Sede, Francisco Vázquez, fue anfitrión de una cena en honor del nuevo prelado en la que participaron los cardenales y obispos españoles presentes en Roma, así como otras autoridades.

Su tercer «consistorio»

Este tercer «consistorio», como se llaman las reuniones de purpurados de todo el mundo, eleva a 50 el número de cardenales nombrados por Benedicto XVI que pueden participar en el próximo Cónclave. En estos momentos hay 121 cardenales electores, pero el número bajará al techo de 120 en enero cuando cumpla 80 años el francés Bernard Panafieu, y se reducirá a 117 e febrero cuando los cumplan el filipino Ricardo Vidal, el español García Gasco, arzobispo emérito de Valencia, y el italiano Camillo Ruini.

El elevado número de cardenales italianos crea un Cónclave con mayoría absoluta de europeos, nada menos que 62. Los países con más cardenales electores son Italia con 25, Estados Unidos con 13, Alemania con 6 y España, Francia y Brasil con 5 cada uno. La distribución es más desequilibrada pues Brasil es el país católico más populoso, y más de la mitad de los católicos están en América.

Entre los nuevos prelados figura un patriarca oriental, Su Beatitud Antonios Naguib, patriarca de Alejandría, jefe de la Iglesia copta católica, víctima de numerosos ataques. Pero el grupo más numeroso lo forman los altos cargos de la Curia romana. Se trata de Ángelo Amato, responsable de las Causas de los Santos; Robert Sara, del Pontificio Consejo «Cor Unum»; Mauro Piacenza, del Clero; Velasio de Paolis, de los Asuntos Económicos; Gianfranco Ravasi, del Pontificio Consejo de Cultura; Kurt Koch, de Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos; Francesco Monterisi, arcipreste de San Pablo Extramuros; Fortunato Baldelli, Penitenciario Mayor; Raymond Burke, prefecto del Tribunal de la Signatura Apostólica y Paolo Sardi, vicecamarlengo.