Obesos, pero muy sanos

Un grupo de investigadores españoles ha descubierto que el sobrepeso no siempre es sinónimo de mala salud

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Obesidad y salud son dos términos que habitualmente no van de la mano... hasta ahora. El sobrepeso se relaciona con el aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes, patologías del aparato locomotor como la artrosis; y con algunos cánceres como los de endometrio, mama y colon. Es más, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que padecer este problema en la infancia se asocia a una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.

Pero, por paradójico que parezca, un estudio español ha descubierto que existen individuos obesos, pero metabólicamente sanos. Estas personas no muestran las señales de inflamación crónica del tejido adiposo típicas del sobrepeso, por lo que parecen estar protegidos contra las patologías relacionadas.

Con este descubrimiento, los científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), pertenecientes al grupo de Investigación y Desarrollo en Obesidad Humana del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, pretenden avanzar en la búsqueda de nuevas vías de tratamiento para frenar la obesidad.

En la investigación participaron 24 sujetos con obesidad mórbida (12 hombres y 12 mujeres), con distinto grado de resistencia a la insulina; y un grupo de control de 12 pacientes no obesos (6 hombres y 6 mujeres) sin ningún tipo de alteración en su nivel de lípidos ni en su metabolismo de la glucosa.

«Cerca del 20% de los participantes con obesidad mórbida presentan un tejido adiposo que se comporta de manera similar al de los sujetos delgados, lo que elimina la creencia de que a más grasas más problemas. Además, un alto porcentaje de ellos no tiene ninguna enfermedad», asegura el doctor Francisco José Tinahones, que ha liderado el estudio.

Grasa e inmunidad

La investigación, publicada en la revista especializa «Biochemical Journal, sugiere que esta «inmunidad» a las enfermedades relacionadas con la obesidad puede deberse a que el tejido adiposo de determinadas personas está mejor preparado para hacer frente al exceso de calorías. De este modo, la solución a los efectos secundarios de la obesidad podría encontrarse en tratamientos focalizados.

Pero el doctor Tinahones advierte que deben abrirse nuevas líneas de investigación para determinar el mecanismo protector exacto. El objetivo ahora es descubrir qué genes tienen activos los obesos mórbidos sanos para buscar los llamados blancos o dianas terapéuticas.