Perro con una mezcla de jarabe de maíz y purpurina comestible en sus testículos
Perro con una mezcla de jarabe de maíz y purpurina comestible en sus testículos - Groomery Foolery / Facebook / Jordan Burns

La realidad tras la peligrosa «moda» de cubrir con purpurina los testículos de los perros

Lo que comenzó como «una broma entre amigos» está generando polémica a través de redes sociales

ABC
Actualizado:

Poco imaginaba Jordan Burns que la imagen de su caniche Valo, con sus testículos recubiertos con purpurina azul, podría viralizarse y ser calificada como una «moda» en redes sociales.

La imagen, tomada para la Columbus Pet Expo, que se celebra en Ohio (Estados Unidos), era, en un primer momento, «una broma entre amigos y no una tendencia», como explica el propio Burns en People.

Hace unas semanas, la página de Facebook Groomery Foolery, una página de humor de peluquería «hecha por peluqueros, para peluqueros» compartía la imagen del perro Valo con el mensaje: «He visto muchas cosas en esta profesión, muy pocas me sorprenden. Sin embargo, aquí estoy sentado, mirando testículos de perro brillantes».

La foto comenzó a compartirse, con comentarios calificándola de «irresponsable» y de «abuso» hacia el animal. La propia página de Facebook trataba de frenar la polémica señalando que «usar azúcar en el perro no es abuso» y que, por ejemplo, «los perros obesos son un abuso».

Pese a que la mezcla, realizada con jarabe de maíz y purpurina comestible, «era temporal y el perro está bien», como señala Groomery Foolery, otros usuarios y expertos tratan de alertar sobre lo que puede llegar a convertirse en una incómoda y peligrosa tendencia.

"Este no es un servicio que cualquier peluquero, incluyéndome a mí, pueda ofrecer en el futuro", concluye Burns.