Cuidado con las gafas de aumento

Cuidado con las gafas de aumento

Las gafas premontadas que se venden en mercadillos, bazares, supermercados o quioscos no son más que lentes de aumento de mala calidad que pueden dañar la visión

efe
barcelona Actualizado:

El colegio de Ópticos optometristas de Cataluña alerta de que el 88,5% de las gafas premontadas que se comercializan en esta comunidad -unas 850.000 unidades- y que se venden en mercadillos, bazares, supermercados o quioscos, no son más que lentes de aumento de mala calidad que pueden dañar la visión.

El Colegio Oficial de Ópticos Optometristas han denunciado que este tipo de gafas premontadas (de las que se calcula que en el conjunto de España hay unos 4 millones de unidades a la venta) no cumplen la normativa sanitarias de la UE, pero que debido a su bajo precio y ante la crisis económica han aumentado su comercialización.

Estas gafas están fabricadas en su gran mayoría en plástico inyectado y sin ningún tratamiento, por lo que la imagen que producen tiene una gran cantidad de alteraciones y no cuentan con ningún tipo de control sanitario ni de calidad óptica, denuncian los profesionales. Su uso continuado puede originar mareos y dolores de cabeza, dificultad y cansancio en la lectura y futuros problemas de adaptación a lentes progresivas, desequilibrios binoculares, fatiga visual y dificultad de la visión binocular, pudiendo llegar a deteriorar la visión de un ojo sobre el otro.

El Colegio ha informado de que hace apenas unos días, la Guardia Civil incautó en un local comercial de Badalona 3.500 de este tipo de gafas de contrabando fabricadas en China. Actualmente, sólo el 11,5%, es decir unas 111.000 unidades gafas premontadas, se venden bajo prescripción del optometrista que las dispensa si coincide con la graduación del paciente, ya que éstas actúan simplemente como una lupa, con igual graduación en ambos ojos, sin tener en cuenta aspectos como la visión binocular o el astigmatismo.

Se calcula que durante 2010 se venderán sólo en Cataluña más de 966.000 gafas premontadas en ópticas y en establecimientos no autorizados: 714.000 en Barcelona; 94.000 en Girona; 58.000 en Lleida y 100.000 en Tarragona. El presidente del Colegio, Alfons Bielsa, ha reconocido que muchas personas adquieren estas gafas por su escaso precio para intentar corregir problemas como la presbicia o vista cansada sin haber pasado por la consulta del óptico optometrista.

No solucionan la presbicia

"Son productos baratos, muchas veces traídos de contrabando, con lentes de baja calidad óptica, que no tienen en cuenta las características propias e individuales de cada paciente y, en consecuencia, no recogen sus necesidades específicas", afirma Bielsa. El presidente de la entidad colegial que representa a los 2.619 ópticos optometristas recuerda que "las gafas premontadas no son una solución para la presbicia o vista cansada que se comienza a manifestar a partir de los 40 años".

A partir de esta edad se manifiestan síntomas como visión borrosa o incómoda cuando se lee o trabaja en visión próxima, y la solución inmediata, casi inconsciente, es alejarse del texto que se está leyendo. Cuando esto sucede, lo adecuado es acudir al profesional de la vista como el óptico, en busca de la mejor alternativa, que habitualmente no son unas gafas premontadas sino lentes monofocales, bifocales, ocupacionales y progresivas, o lentes de contacto.

Se calcula que en Cataluña hay 2.735.257 personas que utilizan gafas para mirar de cerca y, de estas, 744.899 usan gafas premontadas. Desde el colegio se recomienda que a la hora de adquirir estos productos se compruebe que, en las instrucciones de uso, conste claramente la graduación y la indicación que su utilización debe ir precedida por un diagnóstico previo por parte del óptico optometrista, y la señal de conformidad de la UE, por lo que se recomienda que se haga en una óptica.