El fracaso de repetir

El 90% de los chavales que abandonan prematuramente las clases son repetidores. A los 10 años, uno de cada diez niños ya no está en el curso que le corresponde por su edad

MILAGROS ASENJO
MADRID Actualizado:

Nueve de cada diez alumnos que abandonan la enseñanza obligatoria prematuramente han sido repetidores y absentistas, según destaca el estudio «Fracaso y abandono escolar en España», editado por la Obra Social Fundación La Caixa. El estudio se basa en 850 expedientes de alumnos «fracasados», en entrevistas con estos escolares, profesores y directores de centros así como en estadísticas e informes como Pisa.

El trabajo asume datos referidos al fracaso escolar, situado en el 30%, y al abandono prematuro, que roza el 31%. Apunta que el fracaso en Bachillerato ha crecido un 4,2% desde el año 200. Aunque se trata de conceptos diferentes, en algunos apartados del estudio no se diferencian claramente y se aplican indicadores idénticos para ambos.

En relación con los datos sobre abandono o fracaso, Fernández Enguita (catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca) se refirió a la «perversión de la repetición» como un ejemplo de la rigidez del sistema educativo que «puede fatigar, perjudicar y desmotivar al alumno». El coautor del informe entiende que el sistema educativo tiene un problema «estructural» porque un alumno sin Graduado en ESO está condenado al abandono y un repetidor está empujado al mismo destino.

Las conclusiones del estudio deparan que el fracaso escolar, tanto en la enseñanza obligatora como en la posobligatoria, no tiene una sola causa sino que es consecuencia de la combinación de un sistema escolar rígido y poco atractivo, retrasos de curso desde Educación Primaria y faltas continuadas de asistencia. Así, a los diez años, un 10% de alumnos ya está en un curso inferior al que corresponde teóricamente (5º de Primaria) y el 42,6% acumula retrasos cuando alcanza 4º de ESO (último obligatorio).

El estudio define el abandono escolar no como una decisión puntual sino como un «proceso de progresiva desvinculación de la escuela», que tiene su origen mucho antes de que se manifieste. Asimismo, a través de las manifestaciones de profesores y alumnos analiza cómo se valora la institución escolar y cómo los estudiantes justifican sus decisión de abandonar.

Luis Mena, profesor de Sociología y Comunicación de la Universidad de Salamanca y otro de los autores del documento, habló de abandono escolar como un resultado de un proceso «bastante largo» de desenganche y desapego, que se inicia en Primaria y que afecta no solo a los que hacen novillos —el informe cifra en 225 el promedio de ausencias a clase sin justificar en alumnos que abandonan en el primer ciclo de la ESO—, sino también para una parte importante de los que asisten a clase, pero permanecen ausentes, es decir, en estado de «absentismo interior».

Liberación de una cárcel»

El trabajo refleja que no presentarse a las asignaturas es un comportamiento muy común en los estudiantes que acaban en el abandono. Por ejemplo, los alumnos de 4º de la ESO que dejan la escuela no se presentan al 46% de las asignaturas en las que están matriculados. Ocurre que en su «liberación de una cárcel» —así hablan de la escuela obligatoria— dan mayor importancia al no presentarse que al suspenso. Para ellos, es una expresión de entrada en la edad adulta.

Los investigadores concluyen también que el momento «crítico» para los fracasados y absentistas es el tránsito del colegio al instituto (De Primaria a Secundaria), cuando se esfuma la figura del profesor «acompañante» para aparecer la del docente que imparte una asignatura concreta.

El papel las familias es objeto de análisis. Los autores del libro aseguran que en general animan a sus hijos a seguir en la escuela y acuden con frecuencia a las llamadas de los centros. Pero los escolares enfatizan en la influencia «decisiva» del grupo de iguales. El informe llama la atención sobre el divorcio entre cultura escolar y sociedad, los medios o la Red, que acaba en «esapego generalizado» por la educación tradicional.