«Tienen que buscar lo que aman»

«Tienen que buscar lo que aman»

Extracto del discurso que Steve Jobs, fundador de Apple Computer y de Pixar Animation Studios, pronunció el 12 de junio de 2005 en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Me siento honrado de estar con ustedes hoy en su ceremonia de graduación en una de las mejores universidades del mundo. Yo nunca me gradué de una universidad. La verdad sea dicha, esto es lo más cerca que he estado de una graduación. Hoy deseo contarles tres historias de mi vida.

La primera historia se trata de conectar los puntos. Me retiré del Reed College después de los primeros 6 meses (...) ¿Por qué me retiré? (...) Ingenuamente elegí una universidad casi tan cara como Stanford y todos los ahorros de mis padres (adoptivos) de clase obrera fueron gastados en mi matrícula. Después de 6 meses yo (...) no tenía idea de lo que quería hacer con mi vida y ni la manera en que la universidad me iba a ayudar a deducirlo. Así que decidí retirarme (...). Fue bastante aterrador en ese momento, pero mirando hacia atrás fue una de las mejores decisiones que tomé. (...) La mayor parte de las cosas con que tropecé siguiendo mi curiosidad e intuición resultaron ser inestimables posteriormente. Les doy un ejemplo: en ese tiempo Reed College ofrecía quizás la mejor instrucción en caligrafía del país. Debido a que me había retirado y no tenía que asistir a las clases normales, decidí tomar una clase de caligrafía para aprender. (...) Nada de esto tenía incluso una esperanza de aplicación práctica en mi vida. No obstante, diez años después, cuando estaba diseñando la primera computadora Macintosh, todo tuvo sentido para mí. Y todo lo diseñamos en la Mac. Fue la primera computadora con una bella tipografía. Si nunca hubiera asistido a ese único curso en la universidad, la Mac nunca habría tenido fuentes proporcionalmente espaciadas. Por supuesto era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en la universidad. Sin embargo, fue muy claro mirando hacia el pasado diez años después. Por lo tanto, tienen que confiar en que los puntos de alguna manera se conectarán en su futuro. Tienen que confiar en algo: su instinto, su destino, su vida, su karma, lo que sea. Esta perspectiva nunca me ha decepcionado, y ha hecho la diferencia en mi vida.

La segunda historia es sobre amor y pérdida. Yo fui afortunado, descubrí lo que amaba hacer temprano en la vida. Woz y yo comenzamos Apple en el garaje de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos duro y en 10 años Apple había crecido a partir de nosotros dos, transformándose en una compañía de dos mil millones de dólares (...). Recién habíamos presentado nuestra más grandiosa creación —la Macintosh— un año antes y yo acababa de cumplir los 30. Y luego me despidieron. (...) Por unos cuantos meses, realmente no supe qué hacer. Fue un absoluto fracaso público (...). No obstante, lentamente comencé a entender algo: Yo todavía amaba lo que hacía. Había sido rechazado, pero seguía enamorado. Y así decidí comenzar de nuevo. (...) Durante los siguientes cinco años, comencé una compañía llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una asombrosa mujer que se convirtió en mi esposa. En un notable giro de los hechos, Apple compró NeXT, regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT constituye el corazón del actual renacimiento de Apple. Además, con Laurene tenemos una maravillosa familia. Estoy muy seguro de que nada de esto habría sucedido si no me hubiesen despedido de Apple. (...) En ocasiones la vida te golpea. No pierdan la fe. Estoy convencido que lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía. Tienen que encontrar eso que aman. (...) Si todavía no lo han encontrado, sigan buscando. No se detengan.

La tercera historia es sobre la muerte. (...) Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a decidir las grandes elecciones de mi vida. (...) Recordar que van a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienen algo que perder. (...) No hay ninguna razón para no seguir a su corazón. (...) Su tiempo tiene límite, así que no lo pierdan viviendo la vida de otra persona. (...) Tengan el valor de seguir su corazón e intuición, que de alguna manera ya saben lo que realmente quieren llegar a ser.