BP pagará 5.900 millones por el vertido del Golfo de México

La cantidad, acordada extrajudicialmente, no incluye el pago a las administraciones

CORRESPONSAL EN WASHINGTON Actualizado:

La multinacional petrolera BP ha alcanzado un acuerdo económico para evitar el juicio que debía haber comenzado ya la semana pasada en relación al accidente sufrido en 2010 por una de sus plataformas en el Golfo de México, que fue «el mayor desastre ambiental al que América se ha enfrentado», como lo calificó Barack Obama. BP acepta pagar 7.800 millones de dólares (5.900 millones de euros) a los miles de damnificados privados —individuos y empresas— que habían presentado la demanda judicial por los graves efectos del vertido.

La cifra no incluye lo que BP deberá pagar al principal demandante, las administraciones públicas. Tanto el Gobierno federal, como los estados y ayuntamientos costeros esperan cobrar una elevada cantidad en concepto de multa por los daños ecológicos originados a causa de los 5 millones de barriles de petróleo vertidos. Por su parte, el Departamento de Justicia ha indicado que al menos hasta dentro de un par de meses no decidirá si archiva los cargos criminales presentados contra la compañía energética.

Hasta ahora, la petrolera ya había pagado a damnificados privados un total de 8.100 millones de dólares, a los que sumaría el nuevo paquete de compensaciones económicas anunciadas por la propia compañía el viernes por la noche tras el acuerdo cerrado con los afectados que aún no han cobrado lo que reclamaban. Además, BP ha gastado 14.000 millones de dólares en limpiar la zona afectada.

Restauración ambiental

Con las cifras finales aún por cerrar, BP estima que el total de indemnizaciones no superará los 37.200 millones de dólares que en su día puso en su cuenta de resultados para resolver los litigios provocados por la explosión de la plataforma, conocida como Deepwater Horizon y situada frente a las costas de Nueva Orléans.

El acuerdo extrajudicial fue anunciado por el consejero delegado de BP, Robert Dudley, quien indicó que «representa un significativo progreso para resolver lo relativo al accidente de Deepwater Horizon y contribuir aún más a los esfuerzos de restauración económica y medioambiental a lo largo de la costa del Golfo». La cifra de 7.800 millones de dólares incluye los 2.300 millones solicitados por las empresas de marisquería de la zona por daños a su negocio.

Por su parte, Mike Papatino, uno de los abogados que representa a los afectados, consideró que el acuerdo recoge suficientemente las aspiraciones de los demandantes. «Creo que todo el mundo estará de acuerdo. No hay duda», declaró.

Debido a que el pacto fue alcanzado a última hora del viernes el juez al frente del caso aún no se ha pronunciado al respecto. Simplemente anunció un nuevo aplazamiento del juicio, ya pospuesto la semana pasada, a la espera de constatar que el pacto extrajudicial es completo. Más de trescientos abogados han estado trabajando para un caso que llena alrededor de 72 millones de páginas.

Por otro lado, las autoridades estadounidenses han expresado su preocupación por la plataforma petrolífera que Repsol ha levantado en aguas de Cuba, frente a las costas de Miami. Repsol ha asegurado al Congreso de EE.UU. que el proyecto cuenta con todas las medidas de seguridad estándares en el sector. Pero algunos legisladores estadounidenses temen que no se cuente con efectivos para afrontar un posible accidente.