La OCDE defiende becas y préstamos vinculados al éxito académico

La OCDE defiende becas y préstamos vinculados al éxito académico

La organización pone en evidencia los fallos del sistema de ayudas universitarias en España

JOSÉ GRAU
MADRID Actualizado:

Hay que «revisar el sistema de becas para ligarlas no tanto a la renta familiar como a los resultados». Esas palabras del ministro de Educación, José Ignacio Wert, luego matizadas por él mismo, han desatado la polémica en nuestro país. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es la institución internacional más prestigiosa en valoraciones de gestión educativa. Es la que se encarga, por ejemplo, del informe Pisa. Justo anteayer, la OCDE publicó un documento que pone en evidencia las carencias del sistema español en lo que se refiere a becas.

Según la OCDE, los sistemas de financiación a la educación que aplican un nivel moderado de tasas universitarias, «ofrecen más oportunidades para promover el acceso universitario». Se cuida, por lo tanto, la justicia social.

Pero no sin más. El efecto beneficioso se notará si la ayuda «se acompaña de un sistema adecuado de financiación a los estudiantes». Por ejemplo, «la oferta de préstamos». Y en la devolución de préstamos se puede tener en consideración «la renta de los estudiantes», pero también los resultados.

Si trasladamos esas ideas al sistema español, nos percatamos de hallarnos entre las peores naciones de la OCDE. «Los países que no cobran tasas universitarias o su nivel es relativamente bajo son Austria, Bélgica, la República Checa, Francia, Irlanda, Italia, Portugal, Suiza, España y México». Pero esos mismos países proporcionan a los estudiantes «un acceso limitado a la ayuda financiera».

Como destaca el profesor José Ginés Mora, de la Universidad de Londres, a ABC: redondeando, a todo estudiante español «se le regala una beca de diez mil euros, puesto que la plaza de estudiante le sale al Estado por unos once mil euros y la matrícula vale mil, y nadie pide cuentas por esa “beca”». Añade: «Las exigencias tendrían que ser altas para todos. Fuera se trabaja mucho más que en España. Estamos como con Franco».

Holanda

Mora, como el profesor Francisco Michavila, director de la cátedra Unesco de Gestión Universitaria, afirma que hay que desarrollar los tipos de ayudas. Ambos ponen el caso de Holanda. «Allí han introducido un sistema de préstamos condicionados por las buenas notas. Si obtienes buenos resultados, el préstamo no lo tienes que pagar. Y la gente se esfuerza». Michavila subraya: «Hay muchos sistemas para hacer las cosas bien que aún no se han introducido en nuestro país».

En España casi solo existen becas unidas al nivel de renta familiar. El estudiante puede conseguir así unos 3.000 euros, dependiendo de qué clase de beca salario se aplica, y de si se añaden otros componentes: de desplazamiento, de residencia, etc. La renovación la consigue el estudiante si aprueba el 80% de los créditos (el 60% para carreras técnicas).