INVESTIGACIÓN CON MOSCAS

Los machos sin sexo se refugian en el alcohol

MADRID Actualizado:

Los machos que no consiguen mantener relaciones sexuales tienden a resolver ese rechazo bebiendo alcohol de forma compulsiva, más que los que han conseguido el favor de su pareja. Si ya están pensando en un varón resignado, acodado en la barra de un bar, borren esa imagen de su cabeza. Es la conclusión de un estudio que investigadores de la Universidad de California han realizado con moscas. Pero desde el punto de vista biológico el comportamiento de estos insectos puede dar pistas de los mecanismos que están detrás de adicciones humanas tan comunes como el alcohol y otras drogas.

El trabajo ha merecido un lugar en la prestigiosa revista «Science». La clave de este comportamiento está en una pequeña molécula, localizada en el cerebro de las moscas, llamada neuropéptido «F». Cuando los niveles de esta molécula cambian en sus cerebros, también lo hace su comportamiento. El cerebro humano también cuenta con una molécula similar —neuropéptido Y— que podría estar detrás de determinadas reacciones humanas y el consumo de sustancias de abuso. «Si el neuropéptido «Y» resulta ser ese transmisor entre el estado de la psique y el impulso al abuso del alcohol y las drogas podríamos desarrollar nuevas terapias, tanto para la adicción como contra la ansiedad y otros estados de ánimo», afirma Ulrike Heberlein, profesora de Anatomía y Neurología de la UCSF y autor de la investigación.