Los hosteleros plantan cara al Gobierno con una protesta contra la ley del tabaco
Protesta en Valladolid contra la ley del tabaco - HERAS

Los hosteleros plantan cara al Gobierno con una protesta contra la ley del tabaco

La manifestación está convocada para el próximo 9 de mayo en Madrid. Partirá a las cinco de la tarde de la Puerta de Alcalá y llegará hasta Sol

MADRID Actualizado:

Los ánimos están muy caldeados entre el sector hostelero y de la restauración. Asfixiados por la crisis, ahora se ven casi en la ruina por la ley del tabaco. Hoteles, bares, discotecas, pubs, casas de juego, casinos y bingos han unido sus fuerzas en la plataforma «Libertad sin humos», que ha convocado la primera manifestación nacional contra la prohibición de fumar en estos establecimientos para el próximo 9 de mayo en Madrid. Su mensaje será directo al Gobierno: la «suspensión inmediata» de la ley del tabaco —una de las más restrictivas de Europa—, en vigor desde el pasado 2 de enero.

Desde esa fecha, las pérdidas se han dejado sentir en el 80% de estos negocios, según datos de la Federación Española de Hostelería y Restauración (Fehr). La caída ha perjudicado más al ocio nocturno que ha visto cómo sus ventas han disminuido un 20%. Bares y cafeterías han perdido un 16%. Y han sido los autónomos y pequeños negocios familiares los que más han sufrido el desplome (18,4%). «Muchos autónomos están en la ruina. Se han perdido muchos puestos de trabajo. Nos encontramos en una situación dramática», se queja el presidente de la Fehr, José María Rubio.

Organizaciones integrantes

Esta entidad es una de las que integra la plataforma «Libertad sin humos» que representa a más de 1,6 millones de personas que sienten peligrar sus puestos de trabajo y unos 400.000 establecimientos que temen echar el cierre. Junto a la Fehr, se encuentran las organizaciones más importantes del sector: la Confederación Española de Empresarios del Juego (Cofar), la Asociación de Empresarios de Salones Recreativos (Anesar), la Confederación Española de Organizaciones de Empresarios del Juego del Bingo (CEJ), la Asociación Española de Casinos del Juego (Aecj), Noche Madrid y la Federación de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas de España (Fasyde). Cuentan además con el apoyo de Cepyme, la patronal de la pequeña y mediana empresa.

«La ley del tabaco nos está arruinando», protesta Rubio. En la Comunidad de Valencia, por ejemplo, el sector hostelero la hace responsable de que hayan cerrado más de mil establecimientos. También sobre las salas de bingo ha tenido un impacto negativo: la prohibición de fumar ha reducido un 30% las ventas, ha obligado a clausurar unas 130 empresas y ha destruido 5.000 empleos.

Ante este panorama, el sector de la hostelería y el juego han armado un frente común para pedir al Gobierno una nueva ley que «respete el derecho de los trabajadores, de empresarios y clientes. No estar en ambientes con humo pero sí en ambientes donde puedan convivir fumadores y no fumadores», explica Rubio.

Si las cosas no cambian, el presidente de Fehr augura un verano poco esperanzador para el turismo. «Los conflictos en los países árabes —dice—van a hacer que el turismo se desvíe a España. Pero esta situación nos va a hacer daño, puede producir un gran impacto, porque vienen alemanes y holandeses que en sus países pueden fumar y aquí no van a poder hacerlo».

La del 9 de mayo no es la primera manifestación que realizan los hosteleros. En los últimos tres meses ya han salido a la calle en varias ocasiones y en diversas ciudades españolas. La de Madrid —que partirá a las cinco de la tarde desde la Puerta de Alcalá hasta la Puerta del Sol— será el colofón a todas esas protestas. Días antes calentarán motores con la entrega al Defensor del Pueblo de más de 600.000 firmas recogidas entre empresarios, profesionales de la hostelería y ciudadanos a favor de derogar la ley del tabaco.

Hay otro efecto colateral de la ley del tabaco que está por venir. Ahora en verano proliferan las terrazas de de bares y restaurantes. Y se está comprobando que las peticiones para tener un espacio al aire libre están aumentando. No solo se trata ya de disfrutar del buen tiempo, sino también de fumar un cigarrillo. En Cataluña, por ejemplo, las solicitudes para instalar una terraza donde tomar una cerveza han aumentado un 18%. Y proporcionalmente tambien las quejas de los vecinos por los ruidos y molestias que generan.