Una historia de violencia repetida

Actualizado:

Gulnaz fue otro de los rostros de la violencia contra la mujer en Afganistán que saltó a la luz pública hace unos meses. Encarcelada durante dos años por «adulterio» tras haber sido violada por el primo de su marido obtuvo el perdón presidencial de Hamid Karzai el pasado 1 de diciembre a cambio de casarse con su agresor. Gulnaz, de 21 años de edad, quedó embarazada tras ser violada en 2009, y su hija nació ya en la cárcel. Cuando el embarazo provocó que el crimen saliera a la luz, fue encarcelada junto con el violador por adulterio a la fuerza. Inicialmente fue sentenciada a dos años de cárcel, pero tras revisarse el caso se elevó la pena a doce años. La tragedia de Gulnaz trajo nuevamente a la primera línea los desafíos a los que se enfrentan las mujeres en Afganistán diez años después de la caída del régimen de los talibán tras la operación militar internacional en el país.