Francia investiga ocho tumores en mujeres con implantes mamarios
abc

Francia investiga ocho tumores en mujeres con implantes mamarios

Las prótesis bajo sospecha fueron retiradas hace un año por fraude. También se utilizaron en España

N. RAMÍREZ DE CASTRO
Actualizado:

Eran las primeras prótesis que permitían reproducir de forma natural el pecho de la mujer en todas sus proporciones. Pero lo que iba a ser un gran avance para la cirugía plástica terminó en un sonoro fraude. En marzo del año pasado el Ministerio francés de Sanidad ordenó la retirada del mercado de las prótesis que ofrecían los laboratorios franceses «Poly Implants Protheses» (PIP) al descubrir una mayor tasa de roturas en las pacientes que portaban este tipo de prótesis.

Del engaño inicial se ha pasado ahora a una alerta con peores consecuencias ante el temor de que pueda tener consecuencias graves en la salud de las portadoras. El Ministerio investiga ocho casos de cáncer en mujeres que llevaron alguna de estas prótesis mamarias defectuosas. De los ocho casos detectados, cinco son tumores de mama, pero también hay dos de linfoma y uno de leucemia. Aunque será difícil establecer una relación causa-efecto entre la implantación de las PIP y el desarrollo del cáncer, la sanidad francesa ha iniciado una investigación para intentar aclarar los posibles perjuicios en la salud.

La Fiscalía de Marsella también ha abierto una investigación por «homicidio involuntario», a raíz de una denuncia presentada por la madre de una afectada, muerta en 2010 por cáncer.

«Made in China»

Ningún implante mamario es para siempre. La vida media ronda los diez años, pero las prótesis francesas PIP se rompían más y más rápido que la mayoría. Las autoridades francesas decidieron hacer una inspección al laboratorio y descubrieron que el fabricante utilizaba un gel de silicona diferente al declarado en su prospecto. La empresa también engañó sobre la composición del material que recubría las prótesis, de por calidad al declarado y comprado en China para abaratar costes.

Treinta mil mujeres en Francia terminaron con estos implantes mamarios de baja calidad. En España se sabe que algunos cirujanos plásticos los utilizaron con sus pacientes, aunque a diferencia de Francia no se tiene una cifra exacta de posibles afectadas. Sin un registro nacional, que permita identificar a cada paciente con su implante, solo se cuenta con la información de los cirujanos plásticos.

En este caso tampoco se puede conocer el dato ni por la distribuidora del producto en España ni por el fabricante en Francia, ambos desaparecidos tras la disolución de la empresa. El Ministerio de Sanidad español recuerda que todas las pacientes intervenidas deben tener una tarjeta en la que se informa del modelo de prótesis empleada. Si es portadora de una prótesis PIP recomienda contactar con su médico para someterse a un seguimiento adecuado.

Después de que las autoridades sanitarias francesas decidieran suspender la fabricación, exportación y utilización de los implantes PIP, la Agencia Española del Medicamento alertó a los profesionales y a las sociedades científicas de los problemas de estos implantes. Les pidió que dejaran de implantarlos y vigilaran a sus pacientes. Hasta la fecha, Sanidad no ha recibido ninguna notificación que haga referencia a un vínculo entre el cáncer y estos implantes, como ha sucedido en Francia.

Difícil demostración

El cirujano plástico Juan Peñas, de la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Reparadora, cree que será muy difícil de demostrar una relación directa entre la aparición del cáncer y la utilización de los implantes. «De cada siete mujeres una va a tener un cáncer de mama, con o sin prótesis. La incidencia es muy elevada».

El cirujano recuerda que los primeros análisis realizados al gel de relleno de estos implantes de silicona demostraron que no eran de la calidad requerida para este tipo de prótesis, pero también se demostró que no era ni citotóxico, ni genotóxico, por lo que no había un mayor riesgo de cáncer. La fuga del gel de silicona sí podía producir reacciones inflamatorias en algunos pacientes.