La fiebre de los mensajes gratis
<a href="http://www.abc.es/fotos/20110912/supone-revolucion-como-descubrimiento-1501816971993.html">«Supone una revolución como lo fue el descubrimiento de la electricidad»</a> - ACB

La fiebre de los mensajes gratis

SMS y llamadas gratis. La revolución de las aplicaciones tipo WhatsApp o Viber preocupa a las operadoras y mantiene a los usuarios conectados en tiempo real

MADRID Actualizado:

En España hay al menos 13,5 millones de teléfonos inteligentes (smartphones) conectados, el 38 por ciento del total de terminales. La cifra la aportó comScore en el último Mobile World Congress de Barcelona, y completa una fotografía muy aproximada de una revolución gigantesca, tan relevante como la que supuso la generalización de la telefonía móvil. De repente, en unos pocos meses/años, nuestros bolsillos se han llenado de móviles que, en realidad, son potentes ordenadores, con el correo electrónico, las redes sociales y tantas aplicaciones y funciones como queramos imaginar, desde el tiempo a la Bolsa...

...Y los mensajes, claro.

El estado de conexión permanente supuso desde el principio la posibilidad de utilizar internet para enviar «sms» o hacer llamadas sin recurrir a las líneas tradicionales. Sin embargo, esa opción ha crecido exponencialmente en los últimos meses con aplicaciones «amigables», tan sencillas como un chat en un ordenador.

El relato de Vanessa, venezolana residente en Madrid, de veinticuatro años, da idea del tamaño del tsunami: «Puedo escribir cientos de mensajes al día, o más, con mi Blackberry Messenger. Desde que me levanto hasta que me acuesto. En realidad, no se puede hablar de sms, porque es una conversación continua entre grupos o individualmente. Tengo grupos con distintos amigos que viven fuera, con los que viven en España, con mi familia y con la Universidad. Puedes escribir lo que quieras, sin contar las palabras, gratis, desde y hacia cualquier lugar del mundo».

La generación móvil

La «generación messenger», que años atrás cambió la forma de comunicarse de los adolescentes cuando salían del colegio, se ha trasladado en un suspiro a los móviles. Tanto es así que España lidera el uso de internet móvil en Europa, según los datos que maneja Pedro Jurado, socio director de Telecomunicaciones de Accenture. «Es una transformación tan relevante como fue el descubrimiento de la electricidad», ha dicho estos días durante las jornadas de telecomunicaciones celebradas en Santander.

Muchos de esos usuarios se apuntan día tras día, casi en avalancha, a la moda de los mensajes y llamadas gratuitas. Según el Observatorio de Tendencias de Nokia, hace 24 meses solo el 11 por ciento de los jóvenes menores de 35 años se conectaba a internet en su móvil; en la última encuesta antes del verano, esa cifra había crecido hasta el 51 por ciento.

Caen los SMS

A pesar de la impresión general de que cada vez enviamos menos SMS, lo cierto es que los datos de 2010 de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones solo reflejan una caída modesta, de apenas el 0,4 por ciento en los SMS entre particulares, mientras que en el caso de los «premium», con tarificación especial, sí se puede hablar de un desplome. Los SMS en general tocaron techo en 2006, y desde entonces los expertos lo ven como un negocio menguante, algo que quizá se refleje con rasgos más acusados en los próximos años, tras la explosión de las app gratis. Esos mismos expertos recuerdan, no obstante, que el concepto «gratis» es relativo al hablar de Skype, Viber o WahtsApp, ya que para usar esas aplicaciones hace falta disponer de wifi o bien tener (pagar) una tarifa de datos.

Julio Linares, consejero delegado de Telefónica, explicó en la cita del sector de estos días en Santander que «un smartphone se utiliza 90 minutos al día, frente a los seis minutos de los móviles». En su opinión, la proliferación de los servicios de mensajería gratis son «inquietantes para la industria. Es obvio que proporcionan servicios que impactan en el conjunto del mercado. Los operadores debemos evolucionar, ofrecer “paquetes” e intentar dar ese servicio con precios competitivos con los que plantar cara a los nuevos jugadores».

Silvia, de veintiún años, estudiante de Medicina, no se acuerda de cuando no tenía WhatsApp, hace solo diez meses. Explica que se comunica diariamente con unas seis personas, y ocasionalmente con otros, «aunque ya tengo pocos amigos que no utilicen esta herramienta». ¿Y los sms? «Apenas he vuelto a enviar sms tradicionales. Entre WahtsApp y las redes sociales en el móvil no es necesario, siempre estamos conectados».

ChatOn, en octubre

Samsung lanzará en octubre ChatOn, un servicio parecido a los citados que pretende hacerse un hueco en el mercado. Sus usuarios podrán crear grupos de conversación, enviar todo tipo de archivos o documentos, y, por supuesto, «chatear» en tiempo real. Este sistema de comunicación, gratuito, vendrá equipado en todos sus teléfonos, pero también podrá instalarse la correspondiente aplicación en el resto de las plataformas. Tras Samsung vendrá Apple, con iMessage, incluido en la nueva versión de su sistema operativo.

Lo cierto es que una nueva forma de comunicación sustituye rápidamente a otra. Para los padres, la revolución fue la de los sms. Para los hijos, el messenger en el móvil. «La inmediatez tiene cada vez más importancia. Todo va más rápido, con más información y más directa —explica el profesor Adolfo Álvaro, de la Universidad Camilo José Cela, experto en nuevas tecnologías—. Y eso supone un cambio cultural, aunque no hay que dramatizar. Hace años los adolescentes se pasaban la tarde con el teléfono de casa. Y ahora la pasan enviando mensajes».

Sin embargo, reflexiona Andrés Ibáñez, escritor, aficionado también al universo tecnológico: «Es ahora, cuando estamos más desconectados y más solos, cuando tenemos más aparatos para conectarnos».