Las españolas hacen la maleta

Las mujeres que se marchan al extranjero superan ya a los hombres. La clave, una alta cualificación para la que aquí no ven una salida laboral

MADRID Actualizado:

La falta de expectativas en un país devastado por la crisis está forzando a cada vez más españoles a salir al exterior. El pasado año, emigraron más de los que regresaron. Pero, además, por primera vez se dio un fenómeno novedoso: las mujeres que cogieron la maleta superan ya a los hombres. Más de 32.300 españolas, frente a 30.311 españoles, dieron en 2011 el paso de emigrar en busca de un futuro que su tierra, por ahora, no les ofrece. En total, en los últimos tres años casi 67.000 españolas han saltado las fronteras empujadas por falta de salida para sus capacidades laborales.

Los datos difundidos esta semana por el INE revelan una nueva fase migratoria protagonizada por españoles de elevada cualificación, sobre todo mujeres, que no pueden desarrollar adecuadamente sus carreras si se quedan en su país. Profesionales del mundo de la investigación, la comunicación, la gestión empresarial, la hostelería, la informática, la ingeniería... Un ingente caudal de formación adquirida en España que ahora se esparce por el mundo.

«Hay multitud de mujeres que tienen sobreeducación para lo que el mercado de trabajo ofrece y esas mujeres no se van a quedar paralizadas, tienen que escribir su biografía y, si no la pueden escribir aquí, lo hacen fuera», explica Antonio Izquierdo, catedrático de Sociología de la Universidad de La Coruña y experto de la OCDE en Sistemas de Observación Permanente de Migraciones.

Mucho ha cambiado desde los tiempos en que los españoles se iban con la maleta atada con una cuerda. «Ese concepto de emigración no es el del siglo XXI», en el que si uno se marcha, no tiene por qué ser por 40 años. «Se puede ir una temporada, probar y regresar, o probar en otro país», explica Izquierdo.

El propio fenómeno migratorio da pie a iniciativas de negocio. La empresa Adecco —a través de su línea «Medical & Science»— busca estos días a 20 fisioterapeutas y 30 enfermeras para cubrir vacantes en residencias y hospitales franceses. Antes ya había ofrecido a ingenieros 50 puestos en una empresa en la República Checa.